El Coronel Vladimir Martínez, jefe del segundo comando regional del Ejército de Nicaragua, dio a conocer en conferencia de prensa, los resultados del plan de línea de vigilancia ejecutado en la frontera norte de Chinandega.

La operación denominada Morazán/Sandino en su segunda fase se ha visto desarrollada en el periodo del 1 al 12 de abril y está totalmente relacionada con el crimen organizado, abigeato, puntos ciegos, traslado ilegal de mercadería y otras actividades delincuenciales.

“Hemos trabajado constantemente, tenemos un tendido fijo en todo el borde fronterizo. Cuando nos damos cuenta ya venimos implementando de 2,000 a 3,000 operativos mediante patrullajes y emboscadas en todo lo que va del mes, dando como resultado una desarticulación de una expresión, incautación de marihuana y destrucción de ésta en El Rodeo Grande y parte alta de San Francisco del Norte”, explicó Martínez

El plan es parte de su amplio proceso administrativo, y está coordinado con el vecino país de Honduras.

Además, el Coronel explicó que “en esta operación, uno de los puntos ciegos llamado el Gallego, encontraron algunas vaquillas que tenían como destino el norte, siendo trasladadas por uno de los once pasos no autorizados debidamente identificados por el ejército, quienes a la vez combaten la nueva narco actividad, el contrabando del huevo, lo que una vez decomisado es entregada a la Dirección General de Aduanas para su debida destrucción.”

El Ejército también se refirió al caso de abigeatos que la policía investiga en esta zona, donde hasta ahora no hay suficientes pesquisas necesarias, para lograr dar con el paradero de los propietarios, “y que en caso de no encontrarlos al transcurrir tres meses pasaría a ser patrimonio de la comuna”.

“Este tipo de operativo pretende mantener un ambiente de paz y seguridad e la zona fronteriza, así mismo neutralizar la economía nacional del occidente del país.”, resaltó Martínez.

Ahora los pobladores de los sectores de Palo Grande, Vado Ancho y El Espino, entre otras comunidades del norte de Chinandega y sectores fronterizos de Honduras, pueden estar más seguros.