El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, hablará hoy al país en ocasión del Freedom Day (Día de la Libertad), cuando se cumplen 21 años de las primeras elecciones generales organizadas tras la derrota del régimen segregacionista del apartheid.

Zuma comparecerá ante la nación desde el emblemático Union Buildings, sede del ejecutivo, un acontecimiento que ha sido ampliamente divulgado aquí por los medios de prensa.

Entrevistado en vivo por la cadena SABC desde los jardines del edificio de Gobierno, Nathi Mthethwa, ministro de Artes y Cultura, expresó que el 27 de abril de 1994 comenzó el camino de las transformaciones económicas y sociales radicales en esta nación.

A una pregunta sobre el tema de los recientes ataques contra ciudadanos extranjeros, el titular dijo que esas acciones contradicen el espíritu de una Sudáfrica donde no hay cabida para la xenofobia ni ningún tipo de discriminación.

Un comunicado del Congreso Nacional Africano (ANC) subrayó la víspera que las celebraciones por la efemérides ocurren "en un momento difícil cuando nuestra nación se está recuperando de las acciones violentas de una minoría".

Estamos profundamente agraviados por estos actos de violencia y en duelo porque siete personas perdieron la vida a causa de esos actos (tres sudafricanos y cuatro extranjeros), precisó el documento.

El ANC llamó una vez más a la unidad y la paz, y advirtió que estos eventos trágicos propiciaron lecciones importantes en la misma medida en se sigue construyendo una Sudáfrica que protege los derechos de todos los que viven en ella.

Hace más de dos décadas una masa multicolor votó. Finalizaban 300 años de colonialismo, segregación y gobiernos de minoría blanca.

La victoria del ANC en esos comicios y la entrada de Nelson Mandela a Union Buildings como el primer presidente negro daban un giro radical en la historia de este país de África austral, multiétnico y multicultural, con una población que actualmente ronda los 53 millones de habitantes.