En el contexto de la tercera feria de Alimentos, Nutrientes y Medicina Natural, especialistas nicaragüenses, aseguraron que estimular la memoria genética puede prevenir enfermedades.

El terapeuta, Enrique Meléndez, experto de la clínica Akira, Masaje Oriental, explicó que la memoria genética es un proceso que se activa a través de la regresión lineal y psicológica.

Es decir, la memoria genética, logra de manera clave transferir conocimientos o información de manera hereditaria de una persona a otra, o en distintas generaciones.

En este sentido, los expertos explicaron que este proceso ha servido para conservar la medicina ancestral en Nicaragua, y de esta forma curar muchas enfermedades que no se podían atender con fármacos.

Meléndez indicó que los genes poseen información muy importante; “por lo que si logramos conocer nuestros antecedentes familiares, de esta forma también podremos prevenir enfermedades”.

Los expertos agradecieron al Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, por crear este espacio (en el Parque Nacional de Ferias), donde han podido hablar ampliamente sobre este tema.

Reina Isabel Osegueda, naturista de Matagalpa, sostuvo que lo importante es estimular la memoria genética a través de ejercicios mentales; además la meditación, la reflexión y la concentración.

Esta doctora indicó que a través de la memoria genética, ha logrado desarrollar capacidades para la lectura del iris, a través del cual puede diagnosticar o valorar el estado de los órganos humanos.

El compañero, Guillermo Baca, naturista de la comarca Santo Domingo de Las Sierritas, refirió que la memoria genética está intrínsecamente relacionada con el sistema inmunológico, por lo que si se llega a tener conocimiento de los genes, también se puede crear un sistema inmune fortalecido, y enfrentar de esta manera cualquier amenaza de enfermedad con éxito.