Frutas, vegetales, granos básicos, alimentos semiprocesados, artesanías, ropa, calzado y turismo rural son algunas de los productos y servicios ofertados por cooperativas de todo el país en la Feria de la Solidaridad que se realizó este viernes en el marco de la clausura del VI Encuentro Latinoamericano de Economía Solidaria y Comercio Justo.

“Han sido cuatro días fuertes de trabajo, los tres primeros de construcción de pensamiento político sobre lo que es economía social solidaria a partir de la práctica y este cuarto día lo hemos dedicado a la Feria de la Solidaridad enmarcada en productos que estamos ofertando, semi procesados de alimentos que vienen del campo, artesanías muy lindas, turismo rural comunitario y prácticamente estamos nosotros en un proceso de integrar los granos básicos, ofertarlos al consumidor, aquí hay una muestra de cada uno de ellos y necesitamos también divulgación de la economía social solidaria y que el pueblo consumidor pueda venir y participar de esta maravilla de fiesta con sabor a pinol”, expresó Georgina Muñoz, directora de Fundación Red Nicaragüense de Comercio Comunitario (RENICC).

Luis Manuel Gutiérrez, del Centro Recreativo La Montañita, explicó que como una organización comunitaria y cooperativa están participando en este tipo de eventos para promover el turismo rural y de montaña, dado que la actividad que desarrollan es una fuente de empleo generadora de ingresos para las familias participantes, siendo un ejemplo de economía solidaria que está abriendo espacios para las mujeres y los jóvenes con el apoyo del Gobierno Sandinista a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) para capacitarlos como guías turísticos.

“Nosotros como organización siempre hemos estado a favor de que se realicen Ferias de la Economía Solidaria porque de esa manera se ayuda al productor a tener un contacto directo con el consumidor productos frescos a precio justo y solidario”, dijo Petrona Pérez, de la Cooperativa de Pino de Cinco Pinos del Norte.

Pérez destacó la labor que desarrollan las mujeres que integran la Cooperativa en la elaboración de artesanías a base de pino, lo que representa un ingreso extra que contribuye a mejorar las condiciones económicas de la familia.