Hay veces que la medicina no tiene ningún tipo de explicación, en las que la realidad supera a la ficción. El caso de Yamini Karanam, una estudiante estadounidense de 26 años, es uno de ellos. La joven iba a ser operada en un hospital de Los Ángeles por un supuesto tumor cerebral que provocaba, en principio, evidentes problemas para explicarse e incluso para leer.

Sin embargo, para su sorpresa y para la de los médicos, la joven no tenía un tumor sino que le encontraron el embrión de su hermana gemela, tal y como informan varios medios angelinos. "El embrión estaba dentro del cerebro. Afortunadamente no llegó a desarrollarse pero todavía conservaba huesos, pelos y dientes", explicaba Hrayr Shahinian, doctor encargado de la operación.

Tal y como aseguraban desde el propio centro médico a la NBC era el segundo caso de estas características que había pasado por sus manos, después de haber extirpado entre 7.000 y 8.000 tumores cerebrales.

Hace cinco años, un hombre británico de 30 años acudió a urgencias con una rotura parcial del abdomen que finalmente terminó viendo como los médicos descubrieron los restos del embrión de su hermano gemelo.