Es la sorprendente revelación que ha hecho explotar la web.

Norman Hogdes, agente de la CIA de 78 años de edad, hizo una inesperada confesión: dijo que asesinó a Marilyn Monroe como parte de su trabajo durante 41 años de servicio (entre 1959 y 1972) junto a otras 46 personas de diferentes ámbitos, desde políticos hasta activistas, todas aquellas ‘personas peligrosas para los intereses de EU’.

Actualmente, el agente se encuentra agonizando en el Hospital general Sentara en Norfolk, en Virginia, y según cuenta worldnewsdailyreport.com, recuerda cada uno de los asesinatos que cometió.

‘Mi comandante, Jimmy Hayworth (fallecido en 2011), me dijo que tenía que morir, y que tenía que parecer un suicidio o una sobredosis. Yo nunca había matado a una mujer antes, pero obedecí órdenes… ¡lo hice por América! ¡Ella podría haber transmitido información estratégica para los comunistas, y eso no se podía permitir! ¡Ella tenía que morir! ¡Yo sólo hice lo que tenía que hacer!’, afirmó.

Hogdes pertenecía a un supuesto escuadrón secreto de cuatro personas que utilizaban diversos métodos para cumplir sus objetivos, desde explosivos hasta veneno, y fueron comandados por el Mayor James ‘Jimmy’ Hayworth.

Marilyn Monroe murió entre la medianoche y la 1 de la mañana del 5 de agosto de 1962. Hogdes dijo que entró a su habitación mientras dormía y le inyectó una dosis masiva de hidrato de cloral, mezclado con Nembutal. Debido a la dependencia que la actriz poseía en ese entonces hacia los medicamentos, la causa de su muerte, se llegó a especular, fue por suicidio.