La Alcaldía del Poder de las Familias y Comunidades de Chinandega, en coordinación con el organismo europeo África 70, llevó a cabo la inauguración de un proyecto de reciclaje y compostaje, que permitirá reducir los altos niveles de contaminación del agua, los suelos y el aire de la comunidad “La Tejana” de este departamento.

El tema principal del proyecto, es el manejo integral de desechos sólidos con el objetivo de incidir en el tema ambiental y mejorar la calidad de vida de los habitantes de este sector, de cara a lograr una Chinandega limpia.

“Chinandega siempre buscando cómo avanzar con el lema de nuestro Buen Gobierno, vamos adelante en campañas de buena esperanza, queremos inculcar a nuestra población la cultura de vivir limpio, ya que es importante para nuestra salud”, aseguró Jazmín Valle habitante de “La Tejana”.

Un proyecto de impacto, que tiene la capacidad para dar tratamiento a 40 toneladas por día de plástico, papel, cartón, metales y vidrio y para trasformar en abono hasta 1,800 toneladas de residuos orgánicos por año.

“Ha sido para nosotros un desafío muy grande para que una vez finalizado el proyecto la comunidad sepa aprovechar de estos beneficios de todas las áreas que tiene el complejo intermunicipal de reciclaje”, explicó Mauricio Leonel, presidente de África 70.

Este proyecto también brinda oportunidad de empleo a los habitantes aledaños a la planta de tratamiento y a su vez ayuda a formar a los estudiantes con un espíritu y cultura sobre la limpieza y la reutilización de productos que ayuden a la comunidad.

Guillermina Girón Pérez, docente de esta comunidad afirmó: “estoy apoyando a la comunidad y a mis alumnos para que aprendan sobre el reciclaje, que este proyecto va ayudar a generar mejoras en nuestra economía y mantener a su vez un excelente ambiente tanto laboral como personal y una mejor salud en el departamento.”

Los estudiantes también se hicieron presentes y demostraron la importancia de ese aprendizaje que ahora estarán aplicando en su comunidad con este proyecto que contó con una inversión 460,000 euros y lo más importante, que representa una alternativa sostenible a nivel ambiental, social, cultural, higiénico-sanitario y económico.