En saludo al Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor, estudiantes de diferentes centros educativos de primaria y secundaria de la capital, participaron en el Maratón de Lectura dedicado al poeta Rubén Darío, actividad que se vuelve una promoción del buen hábito de la lectura.

Durante la actividad, a la que se sumaron estudiantes del Centro de Educación Especial “Melania Morales”, fue notorio el interés de la comunidad estudiantil por conocer más a fondo de las obras literarias del poeta, quien a lo largo de las épocas ha sido fuente de inspiración para los estudiantes y el pueblo en general.

“Es importante que leamos, porque de esta manera aprendemos mucho, además conocemos muchas cosas nuevas que sólo salen en los libros”, expresó Ericka López, estudiante del Colegio Fidel Coloma.

“La lectura nos ayuda a conocer más acerca de la literatura, he leído obras de Rubén Darío, a mí me gusta mucho leer porque cada día aprendemos más”, señaló Jessica Núñez.

“Es importante leer, porque a través de los libros he podido conocer la vida de Rubén Darío, lo que él realizó, los datos de su nacimiento y muerte, así como lo más relevante de su biografía, la lectura es muy bonita y nos ayuda a crecer en nuestra clases”, destacó Diego Chavarría.

A nivel nacional, los estudiantes leen un promedio de seis libros al año, permitiéndoles tener mejores conocimientos, tomando en cuenta que la lectura es una herramienta fundamental en la formación de los jóvenes.

“Una auténtica biblioteca no es sólo un depósito para libros y periódicos, debe ser sobre todo el espacio donde haya acceso a la información, debe ser un foro de encuentro con el pasado para entender mejor el presente y proyectar el futuro. Los libros son la memoria del mundo y tener memoria es esencial para diseñar un futuro mejor”, refirió Claudia Valle, Secretaria de la Unesco en Nicaragua.

“En el caso de los estudiantes que presentan alguna limitante, como ceguera o problemas auditivos, nosotros promovemos la lectura desde el primer grado, a través del contacto directo de ellos con los libros y cuentos, despertándoles el interés por la lectura”, concluyó Alba Luz Rubio, docente.