Especialistas y científicos nicaragüenses, advirtieron de posibles efectos del cambio climático sobre la salud humana. Los expertos prevén que el aumento de calor, pueda poner en riesgo la vida de mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y niños.

A través de un reporte emitido desde la Decanatura de Medicina del Hospital Danilo Rosales (departamento de León), los especialistas han determinado que las olas de extremo calor puedan causar la disminución de alimentos, degradación de los suelos, y proliferación de enfermedades.

El doctor Marcio Mendoza, explicó que por esta temporada generalmente se da el aumento de las olas de calor, sobrepasando la temperatura los 32 grados, y por ende repercutiendo seriamente en pacientes con problemas cardiovasculares o problemas renales.

“Con los efectos del cambio climático, se nos han incrementado las enfermedades como el estrés, el agotamiento, e inclusive el golpe de calor. Estas enfermedades pueden afectar el sistema nervioso central, y el sistema cardiovascular”, señaló.

Indicó que en Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa), ha atendido a un mayor número de pacientes debilitados, con náuseas, presión baja, hipertensión y hasta taquicardia.

“Un paciente con un golpe de calor, si no es atendido inmediatamente, puede tener un 84% de probabilidades de morir”, advirtió.

Consejos para evitar enfermedades

El experto aconsejó a la población a hidratarse, tomar mínimo de 3 a 4 litros de líquidos al día; evitar estar en ambientes muy calurosos; usar ropa ligera, evitar realizar ejercicios físicos en horas donde hay mayor intensidad de la temperatura; ingerir frutas frescas y usar protectores solares.

El doctor Mendoza, explicó que la variabilidad climática también ha provocado serias inundaciones en el país, proliferándose a causa de este fenómeno serias enfermedades virales.

“Al haber inundaciones, hay mayor aumento de las enfermedades diarreicas, porque hay más moscas y bacterias en el ambiente; además se da un repunte de las enfermedades respiratorias”, expuso.

El experto indicó que el cambio climático es un problema que no solo está afectando a Nicaragua, sino a todo el mundo.

“Existen grupos de personas que están en mayor riesgo, como los ancianos, pacientes embarazadas y la población infantil. Por eso lo importante es educar a la población, sobre las medidas que debemos de tomar”, manifestó.

Desde el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), el Gobierno Sandinista ha dado a conocer un documento donde se expone que el cambio climático y las altas temperaturas, podrían aumentar los casos y contagios de enfermedades transmitidas por insectos, afectando patrones de enfermedades como la malaria y el dengue.

Mujeres embarazadas en mayor riesgo

El doctor Luis Manuel Padilla, explicó que los efectos del cambio climático también pueden verse reflejados claramente en mujeres embarazadas.

“La mujer embarazada fisiológicamente tiene cambios, durante las semanas de gestación. Están expuestas a tener cambio en sus presiones arteriales, hay cambios de presión”, señaló.

Indicó que estas pacientes son sometidas a estrés por calor, por lo que inmediatamente se exponen a una deshidratación.

“Si la paciente está sometida a deshidratación, puede tener partos prematuros. Esta mujer se convierte en una paciente de alto riesgo, y tiene que tener sus controles prenatales”, sostuvo.

El especialista refirió que lo más indicado es tener buenas frecuencias cardíacas en el feto, y no verse amenazados por un parto prematuro.

Manifestó que generalmente las mujeres de las zonas rurales se podrían ver mayormente afectadas, tomando en cuenta que las sequías, producidas por la variabilidad climática, disminuye la producción de alimentos que son necesarios para el buen desarrollo de un feto.

Preocupado por el cambio climático y sus efectos en las mujeres embarazadas, el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, ha venido impulsando la creación de Casas Maternas en los diferentes municipios de Nicaragua, donde se atiende a las mujeres en gestación, brindándoles mejores condiciones y cuidos adecuados.