El Gobierno Sandinista se encuentra apoyando 7 proyectos de camaronicultura en la zona de Puerto Morazán, departamento de Chinandega. Estos proyectos, desarrollados por cooperativas de la zona, potenciarán en gran medida la productividad y exportaciones de este producto acuícola con gran demanda y posicionamiento en los mercados globales.

Un equipo periodístico de El 19 Digital, realizó una visita de campo a la granja de camarones ‘Playa Grande’, cuya empresa (Serviconsa), de capital español, emplea a 447 pequeños productores de Puerto Morazán, quienes valoraron de importante el acompañamiento que ha brindado el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, a través de las capacitaciones y tecnificación brindada por el Instituto Nicaragüense de la Pesca y la Acuicultura (Inpesca).

Durante un recorrido por las 119 piscinas de cultivo de camarones de Playa Grande, el compañero Juan Bosco, especialista en Acuicultura del Inpesca, indicó que el 84% de 72 millones de libras de la acuicultura nacional, es producido (en unas 11 mil hectáreas) por las granjas camaroneras de empresas privadas; y un 18% es producido por pequeños productores y cooperativas en otras 3 mil 700 hectáreas.

Desde Playa Grande, y el asesoramiento técnico del Inpesca, Serviconsa ha logrado posicionar el camarón blanco en Asia, Europa, Estados Unidos y México.

El Ingeniero acuícola y jefe de zona de esta empresa, Armel Escoto, explicó que Serviconsa -perteneciente al Grupo Pescanova- se ha dedicado al cultivo de camarón semi-intensivo (más de 20 camarones por metro), en unas 778 hectáreas de espejos de aguas (o estanques) alimentados por 20 kilómetros de reservorios, logrando producir camarones de exportación con tallas de 18 hasta 42 gramos, muy demandados por el mercado internacional.

Técnicos y laboratoristas de esta empresa, han logrado mejorar la calidad del camarón nicaragüense, elevando los estándares de producción, cultivando larvas en laboratorios, para luego engordarlas en piscinas con procesos de control. Las larvas atraviesan por un proceso de engorde de hasta unos 150 días, en dependencia del peso y la talla que se quiera alcanzar para su posterior exportación.

Los especialistas de esta granja, explicaron que las pilas donde son cultivadas estas larvas son altamente controladas, a fin de evitar que otras larvas de peces puedan ingresar a las mismas, y compitan por comida, oxígeno o incluso puedan posicionarse como futuros depredadores dentro de los estanques.

Escoto expuso que Serviconsa alimenta a los camarones-larvas con métodos muy modernos. Los especialistas de la planta utilizan un tractor para recorrer tramo a tramo cada una de las piscinas, en las cuales, a través de un conducto (o tubo), esparcen el alimento granulado.

“Dedicamos esfuerzos y tiempo, para sacar la mejor calidad posible del producto. El Gobierno nos ha apoyado en todo, siempre nos ha abierto las puertas, sobre todo para impulsar este mercado especial del cultivo de camarones”, aseguró.

Desde el 2007, cuando el Presidente Daniel Ortega asumió el Gobierno, Nicaragua ha experimentado un repunte importante en términos de exportaciones. Autoridades de Inpesca midieron que hasta la fecha, en comparación con el año pasado, se puede hablar de un 8% de incremento en las exportaciones de camarones de cultivos. Para el 2015 estiman que las exportaciones ronden los 58.2 millones de libras de camarones de cultivo, es decir unos 195 millones de dólares.

El modelo de Responsabilidad Compartida y la alianza estratégica entre Inpesca y Serviconsa ha sido elemental, sobre todo porque al desarrollar estas granjas camaroneras, se ha logrado contribuir a fortalecer la Seguridad Alimentaria de pescadores artesanales de Puerto Morazán, además de garantizar fuentes de trabajo en condiciones de equidad económica, social y ambiental a las familias nicaragüenses.