Las familias que el año pasado vieron destruidas sus viviendas por el fuerte temporal en el sector del Río Ochomogo, hoy dicen sentirse agradecidas por el apoyo que les brindó el Gobierno del Comandante Daniel Ortega durante la emergencia.

Tratando de empezar una nueva vida, estas familias hoy habitan viviendas solidarias que una vez pasado el temporal, el Gobierno Sandinista ordenó construir a cada uno de los afectados.

Un ejemplo de ello es Fátima del Rosario Vargas, de 40 años de edad y madre de 4 hijos. Ella vive en la comunidad El Amparo, municipio de Belén, y al momento de la lluvia quedó en la calle, ya que el agua echó a perder todas sus humildes pertenencias.

“Es una bendición de Dios muy grande”, afirma Vargas, quien recuerda que su casa era de plástico y láminas de zinc viejo.

Esta mujer, para sobrevivir como madre soltera, se dedica a lavar y planchar. Actualmente está luchando contra el cáncer, lo cual hubiera sido muy difícil si con la tragedia del año pasado no hubiese recibido el acompañamiento del Gobierno.

A poco menos de un kilómetro se ubica la comunidad Barrio Cuba, en la entrada al balneario El Menco, municipio de Potosí. A un costado del cuadro deportivo fueron levantadas varias viviendas solidarias para algunas familias de la comunidad La Barrasa, la cual fue afectada el año pasado por la crecida del río.

Estas familias dicen sentirse agradecidas por todo aquello que el Gobierno hizo por ellos.

“Nosotros estuvimos en Potosí (albergadas) como un mes, mientras nos hacían esta casita, porque como el río nos dejó sin nada no teníamos para donde agarrar”, explica Juliana Mayorquín.

El año pasado las lluvias se dejaron sentir en diversos departamentos, y desde un inicio el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, se pusieron el frente de la emergencia para darle el debido acompañamiento a los afectados.