Organizaciones ambientalistas, diferentes universidades y la comunidad evangélica de Nicaragua han entregado este martes ante la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) una denuncia donde se señalan todos los daños ambientales y las violaciones al derecho internacional perpetradas por Costa Rica, en relación al diferendo limítrofe en el sector de Harbour Head.

La denuncia fue entregada por el ambientalista Kamilo Lara, el experto en derecho internacional Manuel Madriz, y representantes de las organizaciones cristianas ante el Presidente de la CCJ, magistrado Carlos Guerra.

La denuncia se centra en la decisión de Costa Rica de cerrar el caño que comunica el Río San Juan con la laguna Harbour Head, usando materiales ajenos a la zona. Igualmente se critica la decisión del gobierno tico de reanudar la construcción de la carretera paralela al Río, lo cual podría agravar los daños ambientales.

El ambientalista Kamilo Lara afirmó que las acciones emprendidas por Costa Rica son a sabiendas de que han iniciado las audiencias en la Corte Internacional de Justicia.

“Sabemos que la intención de Costa Rica es la desintegración de nuestro territorio”, denunció Lara, para quien la construcción del dique lo que busca es perpetuar una vez más las acciones de despojo realizadas por los gobiernos costarricenses.

En cuanto a la trocha en la margen sur del Río, el ambientalista recordó que la Corte Centroamericana de Justicia anteriormente ya había condenado a Costa Rica, dictando medidas cautelares hasta tanto no se llegara a una conclusión sobre los daños que podía provocar la obra.

Esta nueva denuncia ante la CCJ se le está haciendo llegar también a RAMSAR, a la OEA, la ONU y otros foros internacionales.

El experto en derecho internacional Manuel Madriz refirió que Costa Rica efectivamente ha provocado un gran daño a Harbour Head, así como violado reiteradamente los mandatos de La Haya

“Costa Rica no está autorizada para ir a construir nada”, expresó Madríz.

El experto afirmó que lo que sí le permite La Haya a ese país es realizar reparaciones al medioambiente.

Al recibir la denuncia, el presidente del órgano de justicia centroamericano, Carlos Guerra, dijo que esta institución efectivamente ya había emitido una sentencia donde se condenaba al gobierno costarricense de violar 14 instrumentos comunitarios relativos al medioambiente.

Señaló que para ello se realizó un recorrido por el Río San Juan, luego de lo cual emitió la sentencia condenatoria. Subrayó que la denuncia en cuestión había sido introducida por organizaciones tanto nicaragüenses como costarricenses.