El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, arribó este lunes a Cuba a la cabeza de una misión comercial.
En la primera visita de un gobernador a Cuba en medio siglo, Cuomo fue recibido por la directora para EE.UU. de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.

"Los 50 años de aislamiento no han funcionando. El compromiso y establecer relaciones es la mejor manera de tener un diálogo sobre las cosas en las que estamos de acuerdo y en las que no", afirmó Cuomo.

La visita se produce cuando Washington y La Habana se encuentran inmersos en un proceso de normalización de relaciones tras más de cinco décadas de enemistad.

Tal y como señala el corresponsal de BBC Mundo en La Habana, Will Grant, desde que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el deshielo de relaciones el pasado diciembre han llegado muchos visitantes de alto perfil a Cuba.

En parte, explica Grant, "a los políticos estadounidenses les gusta ser vistos en un país que estaba hasta hace poco fuera de sus límites, pero también para mostrar su apoyo a la normalización de las relaciones".

Cuomo viajó a la isla con una delegación de compañías con sede en Nueva York como Mastercard, la aerolínea JetBlue o la farmacéutica Pfizer, que espera que sean de las primeras en operar en Cuba una vez se normalicen las relaciones, según ABC.

En las últimas semanas se han dado grandes avances en ese sentido, como el primer encuentro de presidentes de Cuba y EE.UU. en más de 50 años en la Cumbre de las Américas de Panamá, o la decisión de la Casa Blanca de retirar a La Habana de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Sin embargo, recuerda el corresponsal, "aún sigue en vigor un aspecto que será clave para las empresas estadounidenses interesadas en hacer negocios en la isla: el embargo comercial y económico".