Condiciones climáticas más favorables que las registradas durante el año 2014 y un probable fenómeno del Niño débil, es el pronóstico para los primeros tres meses de invierno del corriente año presentado por los expertos al concluir el pasado viernes el Foro Climático Centroamericano en Managua.

El Ing. Marcio Baca, director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), afirmó que la participación de especialistas de América Central en este foro permitió realizar un análisis profundo y fuerte de lo que climáticamente está aconteciendo en la región para generar las perspectivas del periodo lluvioso, las que apuntan al proceso de gestación de un fenómeno del Niño, que de llegar a generarse probablemente sería un evento débil.

“Este año vamos a tener condiciones climáticas definitivamente más favorables que las presentadas el año pasado, eso es importante, en segundo lugar este proceso de gestación del fenómeno del Niño, el calentamiento del océano Pacifico y las condiciones de enfriamiento del Mar Caribe son las condiciones que van a predominar sobre el establecimiento del periodo lluvioso en Nicaragua, por tanto se prevé que algunas regiones del país tengan ligeros déficits, es decir que las lluvias estén ligeramente por debajo de lo que normalmente debería estar”, indicó Baca.

Según el funcionario de Ineter, algunas zonas, particularmente las zonas secas de las regiones norte y los municipios secos del departamento de Chinandega mostrarán un ligero déficit de lluvias, ligeras anormalidades de precipitaciones, mientras el resto del territorio, es decir centro-sur-pacifico, centro-sur de las regiones centrales y las regiones del Caribe van a presentar un comportamiento de lluvia normal para los primeros tres meses de invierno.

“Estamos esperando que el periodo lluvioso venga normalizándose después del 20 de mayo, sin embargo, antes de esa fecha van a presentarse y posiblemente vamos a tener lluvias, ya hay algunas zonas del país que han estado registrando lluvias, estamos hablando de Boaco, Chontales, Río San Juan, algunas zonas de la parte noroeste de Nicaragua donde se están presentando algunas lluvias, pero eso no significa que se esté estableciendo el periodo lluvioso, el periodo lluvioso se establecerá posiblemente en los últimos diez días del mes de mayo”, declaró.

En referencia a la temporada de huracanes, Baca señaló que este iniciará en el mes de junio y se extenderá hasta noviembre y que de acuerdo a las investigaciones de un grupo de científicos de la Universidad de Colorado, se han pronosticado siete tormentas nombradas para este año, de las cuales tres podrán ser huracanes intensos, entre las categorías 3 a 5.

“Sin embargo, meses de mayo, junio y julio para Nicaragua son los tres meses que muestran la menor cantidad de impactos que haya, poder determinar, poder saber, poder decir que alguno de estos fenómenos (huracanes) va a impactar en Nicaragua, desde este momento simple y sencillamente no lo sabemos, tenemos que ver si se formará o no se formará alguno y sobre qué base se formará y cuáles serán las condiciones que van a tener para después poder pronosticarlo”, concluyó.