Haciendo uso de las bombas de fumigación y depositando el suficiente abate en los recipientes con agua, encontramos a los brigadistas del Ministerio de Salud (MINSA) en el sector del barrio Altagracia en el distrito II, acciones que forman parte del plan de lucha anti epidémica que se ha venido desarrollando a nivel nacional para evitar la proliferación de enfermedades.

El constante trabajo de concientización que desarrolla el personal médico, junto a los Gabinetes de la Familia, ha permitido que la población tenga mayor apertura y permita el ingreso de los brigadistas al interior de las casas, ya que si una vivienda no es atendida correctamente, esta podría ser un criadero en potencia del mosquito Aedes Aegypti, causante del Dengue y Chikungunya.

“Junto a la población vamos a trabajar en la lucha anti epidémica, lo importante es que la población esté consciente del esfuerzo de nuestro gobierno por proteger a la población de las enfermedades y epidemias. Nosotros seguimos realizando la eliminación de criaderos, limpieza de los patios y fumigación” manifestó la doctora Débora Espinoza.

El éxito de este plan radica no solo en el trabajo del personal que labora en las unidades de salud sino en las acciones concretas que realizan las familias en el interior de sus casas, tomando en cuenta que en la mayoría de los casos el mosquito transmisor se reproduce en los recipientes que contienen agua limpia.

“Al abrir las puertas de nuestras casas nos estamos sumando a la prevención de las enfermedades, recordemos que una vez abatizadas y fumigadas nuestras casas el resto de responsabilidad es nuestra, porque debemos de mantener limpios los patios, lavar los barriles y cambiar el agua de los recipientes con frecuencia” manifestó Berta González.

“Yo considero que el trabajo que realiza el Minsa es bastante efectivo, sin embargo no sólo podemos estar atenidos al trabajo que ellos realizan, porque de nada sirve que ellos vengan a fumigar y abatizar si nosotros no limpiamos las casas, botamos la basura y evitamos que hayan charcas” concluyó Róger García.