Los bombardeos anoche contra la sureña ciudad yemenita de Taiz causaron 27 muertos, según informes difundidos hoy aquí sobre los resultados de la intervención de la alianza militar árabe.

El incremento en fuerza y extensión de los ataques aéreos y navales de la alianza no logrará rendirnos, dijo anoche el líder de la tribu huti, Abdel Malik Huti, en una alocución televisada de difusión nacional.

En su cuarta semana, los ataques de la alianza, integrada por 10 países árabes, y los combates por el control de zonas han causado la muerte de casi dos mil 700 personas, incluidos civiles, según reportes incompletos de medios hospitalarios.

La salvaje agresión no hará rendirse a nuestro pueblo (...) Le opondremos todos los medios y opciones (â��) Quienes piensan que cederemos, se equivocan, aseveró el Huti.

Entre los blancos alcanzados anoche se cuenta el palacio presidencial de Taiz, tercera ciudad en importancia del país, bajo control del movimiento armado huti Ansar Allah y fuerzas del Ejército seguidoras del expresidente Alí Abdullah Saleh.

Exhortaciones del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y de gobiernos regionales para que las partes en conflicto inicien conversaciones para resolver la crisis han caído en saco roto.

De su lado, el partido Congreso General del Pueblo (CGP), de Saleh, emitió un comunicado en el cual saludó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que insta a las partes a un cese del fuego inmediato y ewwl retorno a negociaciones auspiciadas por la organización mundial.

Urgimos a todas las partes, dentro y fuera del país a responder de manera positiva a la resolución, señala el comunicado, difundido horas atrás en el sitio web del exmandatario.