El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, solicitó hoy una reunión urgente de los líderes de la Unión Europea (UE) para abordar el tema migratorio, tras un naufragio en que pudieron morir unas 700 personas.

El accidente se produjo anoche en el mar Mediterráneo, a unos 190 kilómetros de la costa de Libia, y de confirmarse la cifra de fallecidos, podría ser la peor tragedia en la historia de los movimientos migratorios en esas aguas.

Renzi solicitó el encuentro con el fin de discutir una respuesta coordinada al fenómeno de la migración, en tanto Italia se encarga prácticamente sola de las operaciones de emergencia y solo en los últimos días, por ejemplo, su guardia costera rescató a más de 11 mil personas.

Los reclamos de Roma, apoyados también por el papa Francisco, por ahora no han tenido una respuesta concreta del bloque regional

Mientras, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) manifestó que el naufragio podría convertirse en la mayor tragedia de la historia de los desplazamientos migratorios en el Mediterráneo.

"En este momento, tememos que se trate de una tragedia de enormes proporciones", señaló la portavoz de la organización, Carlotta Sami, en declaraciones a la prensa.

Por el momento, los operativos de rescate han logrado sacar del mar a unos 28 sobrevivientes, mientras las maniobras continúan apoyadas por barcos, aviones, helicópteros y barcos mercantes de la zona.

La UE ya convocó para mañana a una reunión de urgencia sobre el asunto, con la participación de los ministros de Exteriores.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior del grupo de los 28, Federica Mogherini, llamó a los gobiernos a desplegar acciones frente al fenómeno.

"Es el momento de que la Unión Europea como tal aborde estas tragedias sin demora. Hemos de salvar vidas humanas juntos, así como hemos de proteger juntos nuestras fronteras y luchar contra el tráfico de seres humanos", estimó.