Pobladores del barrio Waspan sur en el distrito VI de Managua, junto a familiares y amigos de los héroes y mártires de ese sector, que cayeron en la lucha insurreccional por la libertad de nuestro país, realizaron labores de mejoras y embellecimiento en el cementerio Carlos Fonseca Amador, sitio donde descansan los restos mortales de 18 jóvenes guerrilleros del sector.

Haciendo uso de las herramientas necesarias de limpieza, los habitantes del barrio se dispusieron a limpiar el sitio que acogió como última morada a quienes un día, sin esperar nada a cambio, ofrendaron su vida para que hoy el pueblo nicaragüense tenga mejores condiciones de vida y goce de la restitución de sus derechos.

“El cementerio fue construido en 1979 para que descansaran los restos de los compañeros combatientes del barrio Waspan Sur, nosotros en saludo a una conmemoración más de su caída estamos limpiando sus tumbas y toda el área del cementerio como una forma de mostrar que ellos aún siguen en los corazones de nosotros, porque fueron jóvenes que murieron para que hoy nosotros vivamos en paz”, señaló Mario Castillo Acevedo.

“Al mantener limpio el sitio donde están nuestros hermanos caídos les estamos rindiendo un tributo a su gesta, recordemos que gracias a ellos hoy tenemos libertad y eso nos hace sentirnos agradecidos porque aun cuando ellos murieron siempre viven en nuestros corazones”, dijo Rosa Madrigal.

El cementerio “Carlos Fonseca Amador”, además de ser un santuario, es un sitio lleno de historia, por ello quienes conocieron a los mártires señalan que el sitio es un museo, donde se encuentran elementos valiosos de la historia de muchos nicaragüenses.

“Es un privilegio vivir en este barrio y contar con un cementerio en el que descansan nuestros hermanos, nosotros como comunidad organizada realizamos constantemente trabajos de limpieza en el sitio y compartimos con la juventud parte de la historia de nuestro barrio y sus héroes porque Waspan fue un barrio combativo y ahora las nuevas generaciones debe saber la verdadera historia y tomarlos a ellos como ejemplo” concluyó Carlos Moraga.