“Quiero reconocer ante ustedes el modelo ejemplar de la policía comunitaria de nuestra vecina Nicaragua. Igual quiero decir que deseamos compartir esa experiencia en nuestro país para comenzar a hacer bien las cosas” manifestó Arkel Benítez, Vice Ministro de Prevención de la Violencia y el Delito, durante el encuentro entre representantes del Sistema de Integración Centroamericana - SICA y la Unión Europea, celebrado en Guatemala. “Prevenir es vivir”, subrayó el funcionario.

En el encuentro los delegados de la Unión Europea manifestaron querer un diálogo político aprovechando la Cumbre SICA-CELAC a efectuarse en Bruselas el 11 de junio próximo. Su representante Ronald Shaffer, trata de pasar el tema de la cooperación para seguridad a un compromiso político europeo en Centroamérica, pero ninguno de los ocho países del SICA estuvo de acuerdo.

Privó que hay que hacer una revisión crítica y serena para ajustar los intereses de cada quien el próximo 11 de junio cuando deba existir esa decisión. Se acordó también reiniciar el proceso de trabajo con el grupo de países amigos (EEUU, Canadá, España, Colombia, México). Este reinicio de trabajo debe tomar en cuenta la ESCA- Estrategia de Seguridad de Centroamérica.

Se reconoció que la región ha avanzado en seguridad con una cooperación mínima de 82 millones de dólares. Todo mundo sabe que con esos 82 millones se ha avanzado. Los países amigos han privilegiado la cooperación bilateral y no así la regional. Desde el 2011, de los 1900 millones ofrecidos sólo 82 se han recibido que equivalen al 2.5% de lo previsto.

La delegación nicaragüense estuvo integrada por el Vice Canciller Carlos Vicente Ibarra, la Vice Canciller y embajadora en El Salvador Gilda Bolt, el Vice Ministro y Coronel Juan René Icaza, la Comisionada Mayor Miriam Martha Torres, la Comisiona Erlinda Castillo, el Coronel Jimmy Guevara, el Msc. Carlos Arana de Cancillería y el embajador Silvio Mora.

Es bueno apuntar, que antes, los presidentes Oscar Berger (2004-2008) y Álvaro Colom (2008-2012) expresaron ante capitalistas tradicionales, empresarios privados y diplomáticos acreditados en Guatemala su intención de conversar con el presidente Daniel Ortega, sobre la posibilidad de que expertos y técnicos de la policía nicaragüense lleguen al país chapín para entrenar a los suyos e ir poniendo orden en tanto desorden. Hoy en el gobierno de Otto Pérez persiste la intención.