Más de 47 mil educadores perciben desde la mañana de este martes el bono de 400 córdobas, equivalente a 17 dólares que según la maestra María Haydée Hernández ayudará a sustentar la economía del hogar, a adquirir recursos necesarios a veces para los hijos o la familia en general.

Además el bono apoya el mantenimiento de la vivienda porque sirve para pagar en parte el agua, la electricidad y otros servicios básicos imprescindibles, apuntó.

Mientras la profesora Sandra Ruíz elogió el decreto presidencial firmado por Daniel Ortega de conceder el estímulo a todo aquel personal administrativo que tenga título acreditativo como docente, directores, subdirectores, bibliotecarios, asesores pedagógicos e inspectores de los centros de estudio, entre otros.

La pedagoga reconoció los esfuerzos del actual Ejecutivo para mejorar la calidad de la educación a nivel nacional, los ambientes escolares, la integración de los niños al sector, la retención y la merienda escolar que contribuye al buen desempeño físico y mental del docente.

Ruíz recordó el retroceso que de 1990 a 2006 experimentó el área educativa pues sucesivos gobiernos neoliberales privatizaron y desatendieron la enseñanza.

Las tres maestras entrevistadas en la revista En vivo de canal 4 de televisión subrayaron los beneficios de los programas sociales y educativos cuyo impacto ya puede constatarse a distintos niveles.

El Ejecutivo sandinista liderado por Ortega impulsa todo lo contrario a su criterio y desde su ascenso al poder en 2007 puso en marcha una serie de programas que posibilitan la incorporación y el desarrollo humano en el sector, explicó.

Los maestros además de su salario reciben mensualmente como cualquier trabajador del Estado nicaragüense el Bono Solidario, una contribución económica concedida por el gobierno como apoyo a las familias de bajos ingresos, en estos momentos estimada en 31 dólares.

En ocasión del Día del Maestro que la nación celebra cada 29 de junio este Ejecutivo entrega un bono como presente, a modo de agradecimiento y estímulo a los educadores por su importante labor, señaló la maestra Verónica Sandoval.

El mandatario nicaragüense dispuso este año la entrega de una cantidad duplicada en comparación con años anteriores en los que la concesión era de 200 córdobas, equivalente a 8 dólares con 50 centavos.