Google anunció que desde el 21 de abril favorecerá las páginas aptas para estos dispositivos en sus listas de resultados en respuesta a que en 2014, el 90% de los usuarios de móvil en EU usaron Google.

El cambio modificará el algoritmo de búsqueda (el conjunto de criterios que prima o desfavorece la posición de una web en los listados) y tendrá “un impacto significativo en los resultados de las búsquedas”, según la página oficial de Google.

La empresa pretende de este modo “obtener resultados de búsqueda más relevantes y de calidad que estén optimizados para sus dispositivos”.

Fuentes de la compañía en España han querido lanzar un mensaje tranquilizador y han afirmado a este periódico que la modificación “no será drástica” en cuanto a los posicionamientos y el nuevo criterio será "uno más" entre los muchos que componen el algoritmo.

Google ha lanzado varios tests para que los desarrolladores web puedan comprobar desde ahora si sus páginas actuales cumplen o no los nuevos requisitos del buscador, además de un informe para conocer los posibles problemas de sus webs.

También ha grabado un tutorial en vídeo para informarles de los principales cambios.