El modelo de participación ciudadana y la topografía del lugar, fueron elementos claves para impedir que el incendio forestal que mantuvo en riesgo por casi 14 días la reserva protegida del volcán Mombacho en Granada, no llegara hasta su núcleo, subrayaron los integrantes de la comisión gubernamental que brindó un nuevo informe sobre este siniestro que ya fue apagado totalmente el 15 de abril.

En las oficinas del Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres (SINAPRED), el Asesor en Gestión de Riesgos compañero Guillermo González, el director ejecutivo del Instituto Nacional Forestal (INAFOR) William Schwartz, la Ministra de Ambiente y Recursos Naturales Juanita Argeñal y el secretario político del FSLN en Granada Rudy Acevedo, brindaron una amplia explicación sobre las afectaciones y cómo estas pudieron ser peores, de no contar con un modelo que permite la participación de todos los sectores, que de una u otra manera ayudaron a reducir el impacto.

Schwartz detalló que la reserva del volcán Mombacho tiene una extensión de 578 hectáreas, de las cuales solamente 241 estuvieron en riesgo, pero gracias a la participación de las instituciones bomberiles, brigadas contra incendios forestales, la comunidad organizada y la topografía rocosa en la zona, solamente afectó un poco más de 100 hectáreas en que estaban aproximadamente 10 mil 480 árboles dispersos.

Explicó que el tipo de incendio fue rastrero, dado que se desarrolló entre rocas volcánicas, hojas caídas y en las tallos de los árboles que se encuentran dentro de un ecosistema de trópico seco, en el que predominan las plantas caducifolias, que botan naturalmente sus hojas en el periodo seco.

“Este incendio es uno de los incendios (forestales) más prolongados que ha tenido el país en tiempo, pero su afectación no fue la mayor en el país, hemos tenido afectaciones más grandes que estas”, subrayó Schwartz, quien informó que aún no se determina la causa u origen del incendio.

Indicó que estar en un terreno rocoso tiene sus ventajas y desventajas, pues no permite que el fuego avance tan rápido, pero impidió a su vez sofocar el siniestro de una forma más rápida.

“En el suelo hay una acumulación de productos orgánicos con las hojas que se caen y se acumulan, eso hizo que ese fuego se mantuviera por mucho tiempo, fue característica de este incendio que fue muy prolongado, pero que no se extendió debido a esas características que tiene el terreno. la topografía del terreno permitió que el incendio no se metiera al área protegida, al núcleo de la reserva, eso fue el triunfo mayor, además la ronda corta fuego que hizo la gente”, explicó.

En tanto la titular del MARENA Juanita Argeñal indicó que hubo afectaciones a la flora y fauna, particularmente a los nidos o nichos de pájaros, ardillas, animales rastreros como garrobos, salamandra y monos de diferentes especies que al ser afectados por el humo buscaron las copas de los árboles o emigraron a zonas no afectadas de la reserva.

“Entre los impactos directos se destaca la contaminación del aire por el humo que estuvo presente durante 14 días en la atmósfera, además la erosión de los suelos, además de las pérdidas de los nichos, nidos donde llegan a descansar nuestros animalitos en los arboles, los troncos”, detalló Argeñal al mencionar las afectaciones directas.

El compañero Rudy Acevedo, Secretario Político en Granada, valoró de importante el modelo de solidaridad y alianza que promueve el Gobierno Sandinista, lo que fue fundamental al momento de sofocar el siniestro y evitar que hiciese más daño.

“Es importante valorar nuestro modelo de solidaridad y alianza, el trabajo que se realizó en conjunto con todas las brigadas de las alcaldías tanto de Granado, como de Masaya, es importante valorar la integración de los gabinetes de la familia, así como la de los dueños de las fincas de la zona, que dispusieron de sus trabajadores para apoyar este arduo trabajo”, dijo Acevedo.

La compañera Yadira Meza, enfatizó que en este incendio en las faldas del Mombacho, se puso a prueba nuevamente el modelo y el Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, voluntarios de todos los municipios, alrededor de 300 personas entre hombres y mujeres trabajando diariamente, todos articulados con las instituciones a fin de apagar el incendio.

Recomendaciones para evitar los incendios

El doctor González, manifestó que lo más deseable, era que el incendio no hubiese ocurrido, sin embargo el mismo deja muchas lecciones que deben ser tomados en cuenta, como la buena coordinación entre las instituciones y todo funcionó para evitar una mayor afectación.

“Supusieron ponerse al frente y pudieron cumplir el compromiso importantísimo de evitar que el incendio llegará al núcleo de la reserva y ¿cuál es la primer gran lección? que la población comprenda la importancia de evitar cualquier circunstancia que produzca un incendio”, señaló González.

Otra tarea es seguir fortaleciendo el mecanismo de vigilancia, hacer trabajos de mitigación y llamado a la población a ser prudentes con las quemas, sobre todo en las zonas secas.