Nicaragua defendió, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), los trabajos que realiza en el río San Juan y afirmó que no hay evidencias que impliquen la voluntad de Nicaragua de causar daños ambientales en un territorio nicaragüense que pretende ocupar Costa Rica.

El abogado contratado por Nicaragua, Paul Reichler, dijo que los trabajos de dragado tenían como objetivo "ayudar a preservar la salud medioambiental del río San Juan" y "permitir la navegación".

A juicio de Reichler, los "documentos presentados por Costa Rica" muestran "la disminución del flujo del río Colorado desde 2006" y "también del río San Juan" y "no implican causalidad" en el sentido de que hayan sido "causados" por las actuaciones de Nicaragua.

Con relación a las obras de un canal, Reichler afirmó que "Nicaragua determinó dicha construcción para permitir la navegación de botes", "mantener agua necesaria para la supervivencia" y "ayudar a preservar la salud medioambiental del río San Juan".

Asimismo, destacó que tal y como "Costa Rica asumió el martes" en su turno de argumentos orales ante la CIJ, el río San Juan "está lleno de sedimentos que impiden la navegación y reducen la corriente del río", de manera que "no se puede navegar" y en ocasiones "se tarda días en llegar al destino".

En este sentido, afirmó que igual que Costa Rica presenta en el estudio realizado por el profesor Thorne "mantener la navegación en el río San Juan requiere dragado" y "éste es precisamente el objetivo de Nicaragua".

Frente a los argumentos de Costa Rica, que denuncia "daños causados por Nicaragua" y "una reducción significativa del caudal del río Colorado" que representan "dramáticas implicaciones medioambientales", Reichler afirmó que "no hay evidencia de que el dragado haya causado daños en el río Colorado" ni "ninguna evidencia de que afecte significativamente al caudal" de este río.

Asimismo señaló que "rechaza las alegaciones de Costa Rica" y que "no hay evidencias que impliquen la voluntad de Nicaragua de causar daños", que no las ha habido y que "no las habrá en el futuro".

Igualmente recalcó que "Costa Rica ha fallado en mostrar que Nicaragua ha causado daños".

Costa Rica asegura -sin pruebas- que Nicaragua causó daños a un humedal protegido por convenios internacionales en la zona de Harbour Head, territorio nicaragüense que pretende ocupar Costa Rica.

El caso que enfrenta a ambos países centroamericanos tiene su origen en una demanda presentada por Costa Rica en 2010, para pretender apropiarse del territorio de Harbour Head.

Costa Rica amplió la demanda en setiembre de 2013 al denunciar ante la CIJ que Nicaragua abrió dos caños más en la zona en disputa.

Los jueces decidieron agregar al caso una demanda de 2011 de Nicaragua contra Costa Rica por supuestos daños ambientales al río San Juan durante la construcción de un camino de lastre de unos 160 kilómetros que corre paralelo al afluente.

Las audiencias que comenzaron este martes con los argumentos orales de Costa Rica terminarán el 1 de mayo.

Se trata de las últimas audiencias públicas que celebra la CIJ en el caso, antes de comenzar las deliberaciones, que pueden durar entre cuatro y seis meses, según las fuentes consultadas.