El 23 de septiembre próximo, el Papa visitará Estados Unidos para participar de la Jornada Mundial de la Familia en Filadelfia, dar un discurso en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York con motivo de la Asamblea General del organismo y un día después hablar ante las dos Cámaras del Congreso. Además, se encontraría en la Casa Blanca con el presidente Barack Obama.

Pero a la ya de por sí agitada gira, Francisco le agregaría un elemento más: una parada en Cuba que si bien no está decidida, es una posibilidad que el líder de la Iglesia católica está evaluando, según difundió The Wall Street Journal.

De esta manera, el Papa remarcaría el papel que cumplió el Vaticano y él mismo en el histórico acuerdo entre los gobiernos de Cuba y EEUU para avanzar en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas después de más de 50 años.

Antes de visitar Estados Unidos, Francisco viajará a Bolivia, Paraguay y Ecuador. Hacia finales de año, visitaría República Centroafricana y Uganda.