Costa Rica no puede impedir a Nicaragua que realice trabajos en su propio territorio, declaró el Dr. Carlos Argüello, embajador de Nicaragua en Holanda y representante ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), al tiempo que sostuvo que nuestro país no ha causado daños medioambientales, como alega San José.

En su intervención ante la CIJ durante el turno de argumentos orales de Nicaragua, Argüello indicó asimismo que "el principal problema" entre los dos países reside en que "los mapas oficiales" no reflejan "la realidad en el terreno".

El canal separador "no es una delimitación clara" y los límites serán y han sido "gradualmente cambiantes" por "causas naturales", dijo el representante nicaragüense.

La razón por la que se realizaron trabajos de limpieza después de 2010 fueron debidos a la dificultad de navegación dada la abundante vegetación, recalcó.

Carlos Argüello dijo también ante la Corte que, a pesar de que Costa Rica "pide indemnización por los daños ocasionados en los bancos del río San Juan", primero se habrán de demostrar, y que no considera que hayan ocurrido ni que Nicaragua haya tenido intención de causar.

Igualmente recalcó que Nicaragua "no ha violado" ninguno de los acuerdos con Costa Rica ni tampoco la ley internacional.

Con este objetivo ha anunciado que el profesor de Ley Internacional de la Universidad del Pacífico Stephen C. MacCaffrey lo demostrará en las declaraciones de mañana (viernes).

Durante la intervención de Nicaragua, el profesor de la Universidad de París Oeste, Nanterre-La Défense Alain Pellet consideró "indispensable" poner en común "la interpretación de cada una de las partes" de los diferentes tratados para poder poner "solución a la actual disputa" limítrofe.

A juicio de Pellet, no cabe duda de que resolver las diferencias de interpretación "es la clave para la solución" del litigio.

En este sentido, y en relación a las conclusiones del ingeniero, Pellet destacó que "está claro que en la mente de Alexander" la frontera entre ambos países era "una frontera natural y que había fluctuaciones entre el río y los caños también".

Destacó que tal y como apuntó este "los cambios en los límites" entre ambos países provocados por el nivel del agua en cuanto a los bordes del río "alterarán las fronteras" y en consecuencia "las implicaciones de la ley internacional".