El Gobierno Sandinista está preparando las condiciones para que las familias más humildes del país reciban la llegada del invierno con un techo digno, que las proteja de la lluvia.

En el distrito V de la capital se entregaron 500 planes techos a igual número de personas, siendo la segunda entrega del año para este distrito.

Según explicó Reina Rueda Alvarado, secretaria del Concejo Municipal de la Alcaldía de Managua, a unas 500 familias de más de 70 barrios se les entregó zinc y clavos para que los instalen en el techo de sus viviendas, siendo el total de 6,500 planes techos en lo que va del 2015.

“Hemos avanzado muy bien, recordemos ahora que son 6,500 planes techo porque hemos avanzando en la entrega de cien más en cada entrega semanal en los distritos, y al tener un techo digno obviamente se mejoran las condiciones de vida, sobre todo las de la salud”, dijo Rueda.

Doña Celina Pérez Picado, madre de tres héroes y mártires caídos en la guerra, comento que siempre ha recibido el apoyo solidario del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

“El gobierno nunca me ha abandonado porque él me manda comida mensual con la que tengo como mantenerme”.

“Es una gran ayuda para mí porque yo soy sola. Después de Jesucristo está el gobierno que me da esperanza y me apoya hasta que vaya a la tierra”, externó muy conmovida.

“Me siento alegre porque ya no nos vamos a mojar ahora que viene el invierno. Ahora ya voy a componer todo para estar más segura. Le agradezco mucho al gobierno del presidente y a Rosario Murillo”, afirmó Alba Delgadillo.

Mercedes Quiroz Aburto, del barrio Enrique Lorente, indicó que hace más de treinta años no cambia el techo de su hogar, sufriendo los estragos del tiempo, ocasionando que los huecos dejaran pasar el agua de lluvia.

Otra protagonista de esta entrega es la señora Digna López García, quien mencionó que se sentía preocupada al no tener el dinero para comprarlo.

“Me siento la mujer más feliz porque mi presidente no ha regalado este techo para mi casita. Mi techo está deteriorado y gracias a Dios ya lo voy a poner para no mojarme en las lluvias”.