Con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de las familias del municipio de Masatepe, departamento de Masaya, el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) a lo largo de los últimos años ha venido trabajando de la mano con productores de la zona, quienes han puesto en práctica los mecanismos de cultivo para garantizar la cosecha en sus parcelas.

Un grupo de agricultores de la comunidad Mira Azul del Llano, afirman que gracias al respaldo del Gobierno Sandinista, a través del Inta, han logrado crear un banco de semillas comunitarias, el que les permite contar con la cantidad de semillas necesarias para obtener buenas cosechas, sin perder la inocuidad del producto.

“El proyecto es un gran apoyo para los productores de la zona, pues a través del banco proveemos a otros productores con semillas, implementando la modalidad del dos por uno, hemos venido cambiando la variedad de semillas debido a la demanda de los productores y las condiciones climáticas, actualmente trabajamos con una variedad llamada Inta-Fuerte-Sequía, la cual tiene aceptación en el comercio, consumo y sobre todo se adapta a las condiciones de nuestra zona”, señaló Ramón Ramírez, productor.

Hasta la fecha, el departamento de Masaya cuenta con 10 bancos de semillas, ubicados en los municipios de Masatepe, Nindirí, La Concepción y Tisma, sin embargo para este año se espera la instalación de cinco bancos más, garantizando así el desarrollo y dinamismos de la agricultura local.

“Actualmente estamos trabajando de manera enmarcada en la investigación del sector agropecuario, ahora trabajamos desde los banco de semilla implementando el fito-mejoramiento participativo, consistente en la recolección de diferentes materiales criollos, acriollados, climatizados y mejorados de la zona para realizarles análisis y mejoramientos y de esta manera garantizar la calidad de la semilla”, destacó Francisco Rodríguez, Técnico departamental del Inta.

Diversificación de parcelas, una alternativa con buenos resultados

Debido a los embates que en los últimos años ha causado en el campo las variantes climatológicas en las que se han ausentado las lluvias, el Inta junto a los productores han venido implementando en sus parcelas la diversificación de los cultivos, antes únicamente se dedicaban a la siembra de granos básicos, actualmente, los trabajadores del campo han incursionado en el cultivo de frutas, cítricos y hortalizas, alcanzando excelentes resultados.

Pedro Palacios, cuenta que la falta de lluvias de los últimos años, lo ha obligado incursionar en el cultivo de otros productos, para ello dejó a un lado las antiguas prácticas agrícolas y a través de la tecnificación brindada por el Inta ha logrado obtener resultados de calidad en el cultivo de aguacate.

“Me dedico al cultivo de aguacate en una parcela de dos manzanas, acá tenemos árboles de tres edades, directamente estamos trabajando con sustancias orgánicas como abono, a su vez trabajamos enfocados en la preservación de los suelos a través de la implementación del sistema de curvas a nivel para que las correntías de la lluvia no arrastren los nutrientes del suelo” refirió.

Otro de los modelos de cosecha que actualmente implementan los agricultores de la zona de Masatepe es el desarrollo de las buenas prácticas agroecológicas, las que además de garantizar el cuido de los suelos, las fuentes de agua y la implementación adecuada de los recursos, permite que el agricultor pueda contar con sus alimentos aún cuando la presencia de lluvias sea limitada.

“Nosotros estamos trabajando desde ya en la conservación de los suelos, tomando en cuenta que el año pasado únicamente llovió durante un mes, ya hemos instalado las barreras muertas y contamos con lo necesario para efectuar la cosecha de agua una vez que se presenten las primeras lluvias, la verdad es que cada año nos preparamos acorde a las condiciones del clima” dijo Omar Guerrero.

“Por falta de lluvia hemos tenido que diversificar nuestras parcelas, antes únicamente cosechábamos maíz y frijoles, pero debido al fenómeno de la sequía, nos aventuramos a cosechar naranja, mandarinas y otros cítricos, lo cual nos garantiza frutos durante todo el año, con esto nosotros estamos sobreviviendo de lo mismo que sembramos” concluyó.