El Embajador Senninger desarrolló su misión diplomática en Nicaragua en el periodo comprendido entre el 2008 y 2012, tiempo en el cual se destacó por sus esfuerzos para fortalecer aún más los lazos de amistad y colaboración entre los pueblos y Gobierno de la República de Nicaragua y el Gran Ducado de Luxemburgo, coadyuvando al desarrollo económico y social sostenible de la nación centroamericana.

Según el Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos López, Senninger fue el primer embajador del Gran Ducado de Luxemburgo acreditado en el país pinolero, siendo la Embajada de Luxemburgo en Nicaragua la primera establecida en América Latina, evidenciando de esta manera la voluntad del Gobierno Luxemburgués en instaurar una presencia duradera en nuestro país y reforzando los vínculos que unen a ambos pueblos y gobiernos.

“Apreciamos altamente la loable gestión del Embajador Senninger a favor de Nicaragua, destacando con objetividad, principalmente ante el pueblo y Gobierno de Luxemburgo, la realidad nacional y los logros que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional viene alcanzando con el acompañamiento de países amigos y en complemento a nuestros propios esfuerzos”, manifestó Santos López.

Durante el ejercicio de su labor se realizaron cinco encuentros Intergubernamentales de la Comisión de Países Asociados Nicaragua-Luxemburgo, instancia de reforzamiento del dialogo político y de la cooperación solidaria que el Gran Ducado brinda a Nicaragua.

Asimismo, con el apoyo de Senninger se suscribió entre Nicaragua y Luxemburgo el tercer Programa Indicativo de Cooperación 2011-2014, por un monto de 35 millones de euros dirigidos a la implementación de proyectos y programas de desarrollo en sectores estratégicos de agua y saneamiento, salud, educación técnica, turismo y medio ambiente, entre otros.

El diplomático Luxemburgués, declaró que sus misiones de trabajo para dar seguimiento al equipo de su Embajada residente en Nicaragua, siempre constituyeron una oportunidad para fortalecer los lazos de amistad en los diferentes puntos del país donde se desarrollan proyectos de cooperación.

“Estoy contento que poco a poco las relaciones entre ambos países van más allá de las relaciones de cooperación, la decisión tomada en el año 2005 y hecha realidad en el año 2008 para abrir una Embajada Residente en Nicaragua, la primera en Centroamérica subraya la voluntad de Luxemburgo de acercarse e involucrarse más con el destino de Nicaragua y de la región, también en temas políticos, económicos y comerciales seguiremos en esta camino también”, agregó Senniger.

“Espero que la ratificación del acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Centroamérica facilite el reforzamiento de las relaciones entre Luxemburgo y Nicaragua, considerando en particular la creación de la Cámara de Comercio Centroamérica-Luxemburgo”, comentó el Embajador.