Unos 100 mil indocumentados podrían cruzar las fronteras griegas durante este año, ante lo cual el Gobierno prepara medidas de emergencia, según informó hoy la viceministra de Política Migratoria, Tasia Jristodulopulu.

En declaraciones a la televisión local, Jristodulopulu aseguró que las autoridades trabajan para mejorar las condiciones de los centros de acogida y agilizar los procedimientos para los solicitantes de asilo.

La funcionaria precisó que Grecia recibió cerca de 800 indocumentados en las últimas semanas y destacó la necesidad de ayuda financiera por parte de la Unión Europea.

A finales de marzo último Jristodulopulu anunció la preparación de un proyecto de ley que permitirá obtener la nacionalidad a los inmigrantes denominados de segunda generación.

Para la elaboración de la legislación indicó que se atenderían las decisiones del Consejo de Estado, la legislación anterior y las propuestas expresadas en el programa de Syriza, partido en el poder.

La Viceministra presentó recientemente las principales prioridades y líneas de actuación de su departamento en materia de inmigración ante el Consejo de Justicia e Interior.

Su valoración hizo hincapié en la necesidad de una política europea de migración y asilo basada en el respeto de los derechos humanos y la asunción y reparto de responsabilidades entre todos los Estados miembros del bloque comunitario.