Así lo expresó hoy en Luxemburgo ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien recordó que el Gobierno de España emitió un comunicado "de forma inmediata en las primeras horas" tras el juicio político en el que Lugo fue considerado culpable de mal desempeño en sus funciones y destituido.

"Subrayamos ahí nuestra preocupación por la, entre comillas, debilidad de las garantías procesales", indicó García-Margallo preguntado en una rueda de prensa en Luxemburgo, donde partició en el Consejo de la UE.

El ministro español señaló que es "verdad que esas garantías procesales en un juicio político (...) no están reconocidas, pero no es menos cierto que nos preocupa que la defensa tuviese muy pocas horas para preparar sus argumentos".

Según García-Margallo, en este caso, "como es norma y tradición en la comunidad a la que pertenecemos, en la Comunidad Ibérica de Naciones, apoyamos a las organizaciones regionales, Mercosur y Unasur, a las que les corresponde un mayor protagonismo en este tema".

Argentina, Brasil y Uruguay, socios de Paraguay en el Mercado Común del Sur (Mercosur), han decidido "suspender al Paraguay, de forma inmediata" de la cumbre de presidentes del bloque, que se celebrará el próximo viernes en Mendoza (Argentina).

El nuevo Gobierno paraguayo ha acusado a los tres países de "extralimitarse" con esa decisión y de obviar los procedimientos del bloque.

Mientras, la mayoría de los países suramericanos, además de México, han retirado sus embajadores de Asunción en rechazo al Gobierno de Federico Franco, que fue elegido vicepresidente en 2008 junto a Lugo.