La exsecretaria de Estado y exprimera dama de Estados Unidos, Hillary Clinton, anunciará este domingo su segundo intento para ser presidenta del país norteamericano, la culminación soñada a sus más de dos décadas en la primera línea política.

Se espera que este domingo sea difundido un video, previamente grabado, a través de las redes sociales y dé paso a una primera gira de la candidata por los estados claves de Iowa y New Hampshire antes de establecerse en el cuartel general de su campaña en Nueva York.

Está previsto que el lanzamiento desate una avalancha de donaciones por parte de una amplia red de apoyo que aguardó con paciencia por el gesto. Su equipo organizó cada paso durante meses, contratando especialistas para cada segmento y sector de la campaña.

El sábado, el núcleo central de la campaña se reunió en una oficina en Brooklyn, Nueva York, donde el responsable, Robby Mook, entregó un memorando a cada líder de grupo pidiendo un equipo unido en los próximos meses.

De acuerdo con el sitio web especializado Politico, el memorando señala que "somos una familia diversificada y talentosa, y nos cuidamos las espaldas", en un mensaje que parece querer evitar las constantes guerras internas que minaron el equipo de campaña de Hillary en 2008.

El objetivo central de la campaña para 2016, apunta el documento, es "dar a cada familia, cada pequeño negocio y cada estadounidense un camino hacia la prosperidad duradera, eligiendo a Hillary Clinton como la próxima presidente de Estados Unidos".

Los ejes de la campaña

Hasta el momento, la exprimera dama ha dado pocas señales de lo que la impulsará en caso de contender por segunda ocasión rumbo a la Casa Blanca. Pero ante la incertidumbre, diversos expertos se han aventurado a adelantar cuál será el tema toral de su campaña.

De acuerdo con dos altos consejeros consultados por la agencia de noticias AP, la campaña presidencial de Hillary Rodham Clinton se centrará en impulsar la seguridad económica para la clase media y ampliar las oportunidades de las familias trabajadoras, al tiempo que muestra a la exsenadora y secretaria de Estado como "una luchadora tenaz" con la capacidad de conseguir resultados.

La estrategia descrita por los consejeros de Clinton es un reflejo de la campaña de reelección de Barack Obama en 2012. Él enmarcó una opción para los votantes: elegir entre los demócratas enfocados en la clase media, o los republicanos que querían proteger a los adinerados y volver a las políticas que provocaron el desplome económico de 2008.

Los consejeros señalaron que la candidata argumentará que los votantes tendrán una opción similar en 2016. Clinton también intentará promoverse como alguien capaz de trabajar con el Congreso, así como con los líderes empresariales y mundiales.

Ese acercamiento podría ser percibido como una crítica a Obama, el rival de Clinton en la nominación de 2008. El actual mandatario ha sido incapaz durante varios años de cumplir con su objetivo de poner fin al intenso partidismo en Washington, y gran parte de su mandato se vio obstaculizado por un estancamiento en el Congreso.

Se espera que este domingo sea difundido un video, previamente grabado, a través de las redes sociales y dé paso a una primera gira de la candidata por los estados claves de Iowa y New Hampshire antes de establecerse en el cuartel general de su campaña en Nueva York.

Está previsto que el lanzamiento desate una avalancha de donaciones por parte de una amplia red de apoyo que aguardó con paciencia por el gesto. Su equipo organizó cada paso durante meses, contratando especialistas para cada segmento y sector de la campaña.

El sábado, el núcleo central de la campaña se reunió en una oficina en Brooklyn, Nueva York, donde el responsable, Robby Mook, entregó un memorando a cada líder de grupo pidiendo un equipo unido en los próximos meses.

De acuerdo con el sitio web especializado Politico, el memorando señala que "somos una familia diversificada y talentosa, y nos cuidamos las espaldas", en un mensaje que parece querer evitar las constantes guerras internas que minaron el equipo de campaña de Hillary en 2008.

El objetivo central de la campaña para 2016, apunta el documento, es "dar a cada familia, cada pequeño negocio y cada estadounidense un camino hacia la prosperidad duradera, eligiendo a Hillary Clinton como la próxima presidente de Estados Unidos".

Los ejes de la campaña

Hasta el momento, la exprimera dama ha dado pocas señales de lo que la impulsará en caso de contender por segunda ocasión rumbo a la Casa Blanca. Pero ante la incertidumbre, diversos expertos se han aventurado a adelantar cuál será el tema toral de su campaña.

De acuerdo con dos altos consejeros consultados por la agencia de noticias AP, la campaña presidencial de Hillary Rodham Clinton se centrará en impulsar la seguridad económica para la clase media y ampliar las oportunidades de las familias trabajadoras, al tiempo que muestra a la exsenadora y secretaria de Estado como "una luchadora tenaz" con la capacidad de conseguir resultados.

La estrategia descrita por los consejeros de Clinton es un reflejo de la campaña de reelección de Barack Obama en 2012. Él enmarcó una opción para los votantes: elegir entre los demócratas enfocados en la clase media, o los republicanos que querían proteger a los adinerados y volver a las políticas que provocaron el desplome económico de 2008.

Los consejeros señalaron que la candidata argumentará que los votantes tendrán una opción similar en 2016. Clinton también intentará promoverse como alguien capaz de trabajar con el Congreso, así como con los líderes empresariales y mundiales.

Ese acercamiento podría ser percibido como una crítica a Obama, el rival de Clinton en la nominación de 2008. El actual mandatario ha sido incapaz durante varios años de cumplir con su objetivo de poner fin al intenso partidismo en Washington, y gran parte de su mandato se vio obstaculizado por un estancamiento en el Congreso.

Críticas republicanas

Aún no está claro si esas posturas serán muy distintas a la política económica de Obama. El Partido Republicano ha criticado fuertemente el enfoque del mandatario, diciendo que no es amigable a las empresas e insuficiente tras la recesión. La Casa Blanca apunta que la economía ha mejorado de manera significativa en los últimos años.

La tasa de desempleo cayó a 5.5% en marzo, pero la manufactura y la construcción de nuevas casas retrocedieron, los costos más baratos de la gasolina aún no han disparado el gasto de los consumidores, y la participación en la fuerza laboral sigue sin adquirir un ritmo adecuado.

El inicio de su campaña será seguido por viajes a Iowa y New Hampshire, Estados donde comienzan las primarias que definen los candidatos de los dos principales partidos.

Clinton ya posee equipos organizados en Iowa, un terreno que sirve de prueba para el resto de la campaña electoral.
El profesor Steffen Schmidt, de la Universidad de Iowa, dijo a la AFP que Hillary debería "subirse a un autobús y recorrer los 99 condados de Iowa y conocer gente en pequeños cafés".

La esposa del expresidente Bill Clinton encabeza los sondeos entre los demócratas, y aparentemente el 60% de los votantes registrados en ese partido ya anunciaron que estarían dispuestos a votar por ella en las primarias.

Clinton es el mayor nombre a lanzarse a la campaña para las elecciones presidenciales de 2016, pero no el primero.

El senador ultraconservador Ted Cruz, de 44 años, lanzó su campaña el mes pasado con un discurso lleno de referencias religiosas. El pasado 7 de abril, fue el turno de otro ultraconservador, el también senador Rand Paul. Los dos buscan ser el candidato presidencial de los republicanos en 2016.

Otro senador conservador, el Republicano Marco Rubio, pretendía lanzar su propia candidatura el lunes, aunque según sondeos el favorito entre los republicanos, Jeb Bush (exgobernador de Florida, hermano e hijo de presidentes) aún analiza el mejor momento de lanzarse al ruedo.