El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, durante su mensaje en la VII Cumbre de las Américas aseguró que los yanquis no cambian, y prueba de ello es que mientras están teniendo un gesto a favor de Cuba, a la vez están propinando un golpe contra Venezuela.

Durante su mensaje, el Comandante Daniel explicó que en un encuentro con el SICA, previo a la Cumbre, tuvo la oportunidad de expresarle al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, su alegría de que Cuba estuviera en esta VII edición de la Cumbre de Las Américas.

Recordó que en la Cumbre de Trinidad y Tobago manifestó que los dos grandes ausentes allí eran Cuba y Puerto Rico.

“Ya está Cuba, falta Puerto Rico. Puerto Rico es latinoamericano, caribeño”, indicó Daniel.

El presidente nicaragüense, manifestó que desde el año 1898 Puerto Rico tiene un estatus colonial. “Por eso es que en la CELAC hemos recogido esta reivindicación, por eso es que en las Naciones Unidas también está instalado el tema de Puerto Rico en el Comité de Descolonización”, explicó.

El Comandante Daniel subrayó que precisamente en el marco de la reunión con los países del SICA, le manifestó al mandatario estadounidense que si Hawaii tuviera el estatus de Puerto Rico, él no sería presidente de Estados Unidos.

“El pueblo de Puerto Rico no tiene derecho. Aunque dicen que es un Estado Libre Asociado de los Estados Unidos no tienen la libertad (los puertorriqueños) de aspirar a ser presidentes de los Estados Unidos, por ejemplo”, explicó.

“Es un estatus colonial”, reafirmó.

Dijo que Obama le respondió que en Puerto Rico hay votaciones, donde una parte de la población vota a favor de que la isla pase a ser parte de Estados Unidos. Sin embargo, Daniel refirió que hay otra parte que está a favor de pertenecer a la familia latinoamericana.

“Él me decía que estaba abierto al diálogo con Puerto Rico… Qué bueno que el Presidente Obama esté abierto al diálogo con Puerto Rico”, afirmó.

Al respecto, afirmó que este viernes Obama se encontró con el líder independentista puertorriqueño Rubén Berríos -quien forma parte de la delegación nicaragüense en esta Cumbre y es asesor del mandatario en materia de descolonización- quien le planteó precisamente el tema de Puerto Rico.

“El Presidente Obama le dijo que está dispuesto a conversar”, aseguró Daniel.

Destacó que esto sería un paso, ya que las autoridades de Puerto Rico están establecidas por Estados Unidos y por tanto no representan la voluntad del pueblo de Puerto Rico.

En este sentido, recordó a Oscar López Rivera, quien tiene 34 años preso por luchar por la independencia de esa nación. Ante ello Daniel demandó a Estados Unidos su liberación.

Tema del Canal

Durante su mensaje Daniel recordó una anécdota sobre el General Omar Torrijos, en donde se le preguntaba cómo quería entrar en la historia, a lo que el líder panameño respondió: Yo lo que quiero es entrar al Canal.

Daniel dijo que hoy el Canal de Panamá está en manos de su pueblo después de que corriera mucha sangre en esa lucha. Señaló que esto fue el resultado del diálogo entre Torrijos y el Presidente Carter, quienes encontraron la forma de que el Canal finalmente pasara a manos de Panamá.

Decreto contra Venezuela igual a la Nota Knox

En otra parte de su mensaje el Presidente de Nicaragua, aseguró que la historia no puede ser olvidada, y destacó que el decreto emitido por Estados Unidos contra Venezuela se parece mucho a la Nota Knox enviada al Presidente José Santos Zelaya en Nicaragua hace más de un siglo.

Explicó que con la nota del Secretario de Estado de la época, Philander Chase Knox, el Imperio derrocó al presidente Zelaya, previo el desembarco de los marines en Nicaragua.

Señaló que Estados Unidos históricamente ha impuesto dictadores a los pueblos de América, al punto que en Nicaragua incluso el expansionista yanqui William Walker llegó a proclamarse presidente del país.

Yanquis no cambian

El Comandante dijo que esta amenaza hacia Venezuela expresa indudablemente que la política de Estados Unidos no ha cambiado.

“Los Yanquis no cambian. Por un lado, un gesto con Cuba, por otro lado un golpe con Venezuela”, lamentó.

Recordó que el mundo ha luchado porque acabe el embargo contra Cuba. Pero afirmó que el golpe contra Venezuela es “un golpe contra nuestros pueblos, contra la unidad latinoamericana y caribeña”.

Al respecto, dijo que Venezuela significa en la región programas solidarios y complementarios desde Petrocaribe y el Alba.

“Ojalá Estados Unidos se metiera a competir con Venezuela en ese campo”, dijo, reiterando que esto lo ha hecho Venezuela sin ningún tipo de condiciones.

Herencia imperialista

El Comandante destacó que la Política Estadounidense no es voluntad de un Presidente, sino la de un Imperio.

Recordó que esto es herencia de la imposición del imperialismo británico, el cual trasladó su modelo de desarrollo a Norteamérica a expensas de los pueblos originarios.

“Eso explica porqué Estados Unidos tiene una naturaleza imperialista”, afirmó.

Expresó que el imperio estadounidense no es la potencia que es actualmente por su ingenio, ni porque sus ciudadanos sean más inteligentes que los latinoamericanos.

Al respecto, refirió que en América Latina con la colonización ibérica y el mestizaje nació una cultura diferente y una nueva civilización.

Obama en las manos de la maquinaria

El líder sandinista catalogó a Obama como una persona de buena voluntad, no obstante, cuestionó los límites que le impone la maquinaria imperialista.

“¿En qué condiciones gobierna él? ¿Hasta dónde él puede tomar decisiones en Estados Unidos? ¿A dónde están los límites que le impone el sistema?”, se preguntó.

Dijo que ese sistema impone presidentes, pero que “si la maquinaria siente que el presidente se desvía lo asesina, lo matan, como asesinaron a Kennedy”, lamentó Daniel.

El Comandante señaló que seguramente en Estados le están lloviendo maldiciones e insultos por haberse reunido en Panamá con Cuba.

Destacó que a Obama le han llegado a decir incluso comunista, y que ahora hasta podrían llamarle islamista, como muestra del racismo aún imperante en el Imperio.

“Pero él ha tenido la valentía de dar este paso con Cuba”, expresó.

Aunque hizo hincapié en que todo esto puede ser parte de un plan, ya que por un lado se actúa con justicia con Cuba pero no con Venezuela.

“Estamos en el derecho de pensar que este es un plan”, indicó.

Daniel lamentó que Estados Unidos no considere a Venezuela como un país democrático aún cuando se han realizado 20 elecciones.

Aseguró que a diferencia de Cuba, Venezuela “ahora es el diablo, ahora es el malo, porque les está llevando un ejemplo de solidaridad a los pueblos de nuestra América”.

“Pareciera una maniobra”, desconfió Daniel, alegando no entender las contradicciones de Estados Unidos respecto a si Venezuela es o no una amenaza a su seguridad nacional.

Demandó, por tanto, que ahora es necesario ver gestos concretos por parte del gobierno estadounidense respecto a la región.

Problema energético

En su mensaje Daniel se refirió al problema energético. Dijo que en el encuentro con el SICA le planteó a Obama el tema del gas, el cual puede tener un impacto negativo en la región.

Manifestó que la caída de los precios del petróleo pone en riesgo los proyectos de energía renovable, ya que estos son más costosos que el fuel oil.

Indicó que ante esta problemática en Nicaragua hay preocupación, al punto que se ha tenido que recurrir a subsidiar la energía renovable.

Daniel demandó que hay que buscar cómo racionalizar la introducción del gas, sobre todo en Centroamérica, ya que esto tendría evidentemente efectos negativos.

Señaló que nivel global los bajos precios del petróleo afectarán la cultura en favor del medioambiente.

Cumbre sin declaración final

Daniel criticó el hecho de que Estados Unidos haya boicoteado la Cumbre, ya que su oposición ha provocado que no haya una resolución final. Explicó que el 97% del documento cuenta con consenso, mientras que el 3%, el tema político, no. Dijo que el corazón del tema político es precisamente el decreto contra Venezuela.

En su intervención Daniel reiteró su apoyo al proceso de paz en Colombia, a la demanda de Argentina por la soberanía de las Islas Malvinas y a que Guantánamo regrese a Cuba.