El encuentro entre los presidentes de Cuba y de Estados “se desarrolló en un ambiente respetuoso y constructivo. Fue una reunión productiva”, aseguró el Canciller cubano Bruno Rodríguez, en un encuentro con la prensa acreditada a la VII Cumbre de las Américas.

Ambos mandatarios intercambiaron sobre el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas -dijo-, las posibilidadades de cooperación existentes en esferas de interés mutuo, los pasos que deben darse que deben darse como parte de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, en particular, el levantamiento del bloqueo.

El Ministro, quien conversó con la prensa en la sala Coclé, del Hotel Sheraton, añadió que ambos mandatarios hablaron sobre la necesidad de crear un ambiente propicio para avanzar en los vínculos entre los dos países y temas de interés para la estabilidad y la paz en la región, añadió.

El Sheraton

Por ironías de la vida, la conferencia de prensa se produce en un hotel de la misma cadena que hace pocos años expulsó a una delegación de 16 empresarios y directivos cubanos, que participaban en un encuentro con representantes del sector energético estadounidense.

En el 2007, fueron sacados del María Isabel Sheraton, de Ciudad México. Brookly McLauglin, vocera del Departamento del Tesoro, explicó las “razones” de la decisión: “El hotel en la ciudad de México es una subsidiaria estadounidense y por lo tanto está prohibido de proveer un servicio a Cuba o a sus nacionales. El hotel actuó de acuerdo con las sanciones de Estados Unidos”.