El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, fue enfático al afirmar que para Venezuela “la historia es una fuerza, viva” y apuntó que trajo consigo más de 13 millones de firmas que solicitan la derogación del decreto de Barack Obama, que declara a ese país suramericano como una “amenaza a la seguridad nacional”.

"La historia no son testimonios pasados. La historia es una fuerza viva. Estamos orgullosos de nuestra historia porque tenemos una historia viva", expresó el jefe de Estado venezolano en su intervención en la VII Cumbre de las Américas, instalada la noche de este viernes en el Centro de Convenciones Atlapa, en Panamá.

“Vengo en nombre de los venezolanos con más de 13 millones de firmas para solicitar al presidente Obama la derogación del decreto de Estados Unidos (...) nosotros no somos antiestadounidenses, somos antiimperialistas, como la mayoría del pueblo de Estados Unidos, y estoy seguro que esa juventud de Estados Unidos también lo es, de otra manera Obama no hubiese llegado a ser presidente.”, dijo el mandatario.

A “Obama que derogue el decreto, es un decreto irracional, desproporcionado”, aseguró el mandatario venezolano frente a la mayoría de los presidentes presentes, excepto Barack Obama, que se retiró de la sesión plenaria al concluir el discurso del presidente Raúl Castro.

“Hay que buscar los caminos políticos y jurídicos para que se derogue ese decreto que atenta contra los derechos de los venezolanos”, instó Maduro al Gobierno de Estados Unidos.

En ese sentido, el presidente de Venezuela llamó al entendimiento entre ambos gobiernos. "Le extiendo la mano al presidente Obama para que hablemos y resolvamos los asuntos que tengamos que resolver entre los Estados Unidos de Norteamérica y Venezuela, en paz y sin intervención en los asuntos internos de nadie".

“Queremos paz y queremos conversar con los Estados Unidos para construir una relación civilizada que nos permita avanzar (...). Nadie debe intervenir en los asuntos de otros”, agregó.

Asumamos el reto de construir relaciones de paz

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, exhortó esté sábado a su homologo estadounidense, Barack Obama, a que se consoliden relacione basadas en la paz, en pro de la felicidad de los pueblos del continente americano, tiendo como meta el año 2026, en el cual se conmemorará el bicentenario del Congreso de Panamá.

En respuesta a los ataques injerencistas a la nación venezolana, el jefe de Estado bolivariano en la VII cumbre de Las Américas, celebrada en Panamá, invitó al gobierno de los Estados Unidos a asumir el reto de consolidar las relaciones bilaterales, no solo con Venezuela si no con todos los países de la región.

“Yo les lanzo una idea de asumir el reto de construir relaciones de respeto, de cooperación, de democracia verdadera y podamos decir que somos un hemisferio de paz” expresó el mandatario venezolano.

Avances sociales de Venezuela

Al inicio de su discurso, Maduro señaló que la prosperidad se construye en el mismo tiempo que se rescata la independencia. La democracia, explicó, debe impulsar la participación del pueblo en la riqueza y en las decisiones. “Democracia participativa y protagónica”, mencionó.

En este sentido, Maduro destacó los logros sociales de la Revolución Bolivariana. Recordó que en 1999 se inicio un proceso de tranformación, “una nueva revolución de independencia, de carácter bolivariano, encabezada por el comandante Hugo Chávez”.

Subrayó que durante los años de revolución se ha disminuido la pobreza y la pobreza extrema en Venezuela. “1000 cosas hizo el comandante Chávez, democratizó la vida política, Venezuela tiene un récord mundial en elecciones, tiene el sistema electoral más transparente y moderno que se pueda conocer en nuestra historia”, agregó.

“Incomprendidos desde el primer día, la oligarquía mediática de todos los países representados aquí iniciaron una campaña de manipulación para decir que el comandante Chávez era un dictador solo porque rescató la dignidad y le dio voz propia a Venezuela ante el mundo”, precisó.