La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, rechazó las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela y pidió no “hacernos los ciegos ante las desigualdades”.

“Rechazamos las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. Debemos acompañar a la Unasur, que trabaja para apoyar el diálogo político entre el gobierno y la oposición”, dijo Rousseff, en relación al decreto del gobierno de Estados Unidos que declaró a Venezuela como una amenaza a la seguridad de ese país.

Asimismo, indicó que “no podemos hacernos los ciegos ante la persistencia de desigualdades“.

Expresó la necesidad de que la región tenga metas únicas, y la adopción de las mejores prácticas en pro de la democracia y la estabilidad, y sus avances económicos, sociales y políticos.

Celebró la iniciativa “valiente de los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, de ponerle fin a este último vestigio de la Guerra Fría que tanto daño nos ha traído a la región. Ambos presidentes dieron una prueba de cuanto se puede avanzar cuando aceptamos las enseñanzas de la historia y dejamos a un lado los prejuicios y antagonismos que tanto afectaron nuestras sociedades”.

“Estamos seguros que otros pasos se darán, como el fin del embargo que hace más de cinco décadas hace víctima al pueblo cubano y debilita el sistema interamericano. Así entonces seguiremos construyendo las líneas de nuestro futuro ”, aseveró.

Manifestó sus deseo de conmemorar en breve el fin del conflicto más largo que ha tenido la región con el encuentro de la paz en Colombia.