El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, intervino este sábado en la plenaria que se efectúa en la VII Cumbre de las Américas, con mandatarios de 35 estados del continente.

En su discurso, Obama admitió nuevamente la histórica política intervencionista de Estados Unidos.

"Hay capítulos oscuros en nuestra historia", dijo Obama, abordando el tema de la violación de derechos humanos.

De esta manera, reconoció que la aplicación de los Derechos Humanos en su país no ha sido “congruente” y que “en ocasiones” no han cumplido con los principios.

“La aplicación de los Estados Unidos ante los Derechos Humanos no siempre ha sido congruente y estoy sumamente consciente del hecho de que hay capítulos oscuros en nuestra propia historia en los que no hemos cumplido con los principios y los ideales según los cuales se fundó nuestro país”.

Obama respondió así a las declaraciones del mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, quien denunció en la VII Cumbre de las Américas que en Estados Unidos señala y sanciona a otros países por supuestas violaciones de DD.HH., mientras incumple abiertamente los principios de la Corte Interamericana.

En otro orden de cosas, Obama admitió que "EE.UU. debe reducir el flujo de armas y la demanda de drogas".

"No queremos quedar atrapados en la ideología, al menos yo no lo estoy", dijo. Según el, "la relación entre América Latina y EE.UU. es la mejor en muchas décadas".

"La Guerra Fría acabó hace mucho tiempo, y no me interesa continuar en batallas que empezaron antes de que yo naciera", afirmó el presidente de EE.UU. Barack Obama durante su intervención en la Cumbre de las Américas.

Durante su participación en la VII Cumbre de las Américas, Obama dijo que ha cumplido con su promesa de impulsar con Latinoamérica una relación basada en el “respeto mutuo” e “intereses comunes”.

“Yo me comprometí (hace seis años) a construir una nueva era de cooperación en base a intereses y respeto mutuo”, dijo.