Peritos policiales y forenses del Instituto de Medicina Legal, tras arduas horas de trabajo, lograron sacar de una fosa del taller ubicado en el Barrio Los Ángeles los cuerpos de Santos Lucio Bravo, de su esposa Rosibel Murillo y la hija de ambos, Lucia Leticia Bravo Murillo, presuntamente asesinadas por Naum Bravo Torres.

Familiares de las víctimas desde hace 15 días no tenían información del paradero de estas personas, hecho que generó fuertes sospechas al ver en la vivienda y negocio familiar la presencia del joven Naum Bravo, hijo del segundo matrimonio de Santos Bravo.

Hasta el momento se encuentran cinco personas detenidas, quienes serán investigadas para saber el móvil del triple crimen.

Según declaraciones de familiares, el presunto asesino les había informado que su papá estaba en Matagalpa comprando una finca y lo había dejado cuidando la casa.

Los cadáveres fueron extraídos por forenses de Medicina Legal quienes revelarán las causas de la muerte de la familia Bravo Murillo.