Con el objetivo de prevenir el Dengue y Chikungunya, brigadistas del Ministerio de Salud (MINSA), visitaron las viviendas del barrio Edgard Lang en el distrito II para efectuar la aplicación de abate y fumigar todo el interior de las mismas, siendo estos dos componentes parte de la segunda jornada de eliminación y destrucción de criaderos que se desarrolla a nivel nacional.

Al igual que en ocasiones anteriores, las familias afirman que solo con la prevención de las enfermedades es que se puede lograr estar sano, así mismo afirman que desde sus viviendas desarrollan acciones de limpieza, tomando en cuenta que la preservación de la salud depende no solo de las autoridades médicas sino de los mismos ciudadanos.

“El trabajo que realiza en Minsa está muy bueno porque ellos andan cerciorándose que dentro de nuestras viviendas no hayan criaderos de zancudos, gracias a Dios los brigadistas pasan constantemente por nuestro barrio. Por nuestra parte, siempre mantenemos limpios los patios y evitamos que el agua esté descubierta porque es ahí donde se reproducen las larvas” destacó Francisco Lezama.

“Los niños y las personas de la tercera edad, como yo, somos los que estamos más expuestos a las enfermedades, por eso es importante que nosotros junto a los trabajadores de la salud no le demos espacio a los mosquitos, pues son ellos los causantes de muchas enfermedades”, afirmó Andrea Hernández.

“Es momento que todos colaboremos con los trabajadores de la salud y dejemos que ellos ingresen a nuestras casas, hay muchos vecinos que a pesar de saber lo importante que es la fumigación, se niegan a abrir sus casas, por eso les hago el llamado a que sean más responsables y permitan que ellos hagan su trabajo” destacó Fátima Lezama.

La renuencia existente en algunas familias que sin justificar su actuar evitan el ingreso de los brigadistas a sus viviendas no solamente perjudica a quienes habitan el inmueble, sino a sus vecinos, por ello las autoridades hicieron un llamado a toda la población a cooperar y ser parte de esta jornada de prevención.

“Quienes no permiten nuestro ingreso a las viviendas realmente están afectando todo el trabajo que realizamos en el resto de las casas del barrio, porque en esas casas renuentes es donde se reproducen los mosquitos convirtiéndose así en un foco del Aedes, que es el que produce el Dengue y Chikungunya, mosquito que tiene un alcance de afectación de 500 metros a la redonda” destacó Azucena Sandoval, encargada de brigadistas.