El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, y la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, participaron en Panamá, junto a los mandatarios del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en una reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Este encuentro es previo a la realización de la VII Cumbre de las Américas, en horas de la tarde de este viernes.

Acompaña al mandatario y su comitiva el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerri.

En la delegación nicaragüense que participa en la Cumbre también está presente el líder independentista puertorriqueño, Rubén Berríos, informó el jueves la Compañera Rosario. 

Los presidentes de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana formaron parte de esta reunión, en la que también estuvo John Kerry, Secretario de Estado de Estados Unidos.

Según recogen agencias internacionales de noticias, durante el encuentro, el presidente de EE.UU., Barack Obama, reiteró su compromiso de apoyar el desarrollo de Centroamérica y dijo que seguirá trabajando con los países de la región para encontrar iniciativas que permitan mejorar la transparencia y llevar al “Buen Gobierno".

Obama se reunió con los mandatarios del Sistema para la Integración Centroamericana (SICA) en un hotel de Panamá, donde asistirá hoy y mañana a la VII Cumbre de las Américas.

El presidente, que ha solicitado al Congreso estadounidense 1.000 millones de dólares de ayuda para Centroamérica dentro de su propuesta de presupuesto para el próximo año fiscal, destacó que la región es importante para Washington no solamente por la "proximidad", sino por los "increíbles lazos" entre los ciudadanos de ambos lados.

Hay "una fuerte agenda común. Lo que es bueno para la región es bueno para Estados Unidos", aseguró.

Desde el encuentro de hace dos años en Costa Rica, "la determinación de mi Administración ha sido que encontremos maneras de poder apoyar de forma más concreta a muchos de los países de Centroamérica, para que sus ciudadanos sientan que tienen oportunidades y desarrollo", afirmó Obama.

A su juicio, parte de la agenda de colaboración con la región "debe estar centrada en asuntos de gobierno y transparencia".

Por su parte, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, admitió que la región tiene ante sí grandes "desafíos" y agradeció la ayuda de EE.UU. durante la crisis migratoria del año pasado por la llegada masiva de indocumentados centroamericanos, en su mayoría menores no acompañados por adultos, a la frontera sur.

A raíz de esa crisis se creó el Plan de Prosperidad del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador), al que EE.UU. quiere apoyar con los 1.000 millones de dólares solicitados por Obama al Congreso.

Según enfatizó Obama en una entrevista con Efe previa a la Cumbre, esos fondos "no son tan solo para la seguridad ni están pensados solo en respuesta al aumento en inmigración que observamos".

"Al revés, son parte de nuestra estrategia elaborada para asociarnos con los países centroamericanos mientras tratan de resolver los factores subyacentes que han llevado a muchos en el pasado a realizar el viaje peligroso hacia el norte", puntualizó.

Entre esos factores subyacentes, el presidente estadounidense destacó la violencia y la pobreza, para cuyo combate mencionó los "esfuerzos continuos" de su Gobierno con programas que promueven la seguridad y la prosperidad en la región.

FOTOS: CORTESÍA DEL CONSEJO DE COMUNICACIÓN Y CIUDADANÍA