A criterio del sociólogo y economista nicaragüense Orlando Núñez, por primera vez América Latina y el Caribe se presentará a la Cumbre de las Américas muy unida, mientras Estados Unidos está más aislado tanto política, como económicamente.

“La Cumbre de las Américas es un diálogo entre Estados Unidos y América Latina. Y América Latina está más unida que antes y Estados Unidos está más aislado que nunca en América Latina. El comercio por ejemplo sur-sur, a propósito del crecimiento económico de Nicaragua, ha aumentado, por ejemplo las exportaciones a Centroamérica y Venezuela ha aumentado y son la mayor parte de las exportaciones de Nicaragua”, valoró Núñez al realizar un breve análisis de esta cumbre que se celebra en Panamá.

Hizo ver que en este encuentro se abordarán temas políticos, en los cuales mucho se viene criticando a Estados Unidos, que ya no goza del respaldo de la inmensa mayoría de gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños.

“Creo que políticamente los Estados Unidos está totalmente censurado, no solamente por los países latinoamericanos, sino por el grupo de los 77+China, pero a nivel económico creo que se va a discutir mucho la relación sur-sur y las ventajas que tiene la integración latinoamericana”, argumentó el analista.

En torno a la presencia de Cuba, aseguró que ante esto la Cumbre ya es un éxito y una derrota de los Estados Unidos, quien no digirió que en una reunión de la OEA en Honduras, el entonces presidente de esa nación, Manuel Zelaya, puso en agenda junto a las naciones del ALBA, el tema de la incorporación de Cuba en ese organismo regional y en la Cumbre de las Américas.

“Ahora sin necesidad de pedirle permiso a los Estados Unidos, América Latina decidió que en esta cumbre, no puede haber cumbre sin Cuba, y entonces ya eso es un éxito y la censura de parte de los gobiernos latinoamericanos al decreto de Obama, creo que también es un éxito porque ya se dio esa declaración y el grupo de los 77+China ya censuraron el decreto de Obama, entonces la correlación de fuerzas es completamente diferente a lo que ha sido la historia de las relaciones de América Latina y Estados Unidos”, dijo Núñez.

Finalizó diciendo que esta cumbre no es un dialogo bilateral entre Estados Unidos y cada uno de los países latinoamericanos, sino más bien “es un dialogo de Estados Unidos con toda América Latina y América Latina ha cerrado filas con Cuba a través de las votaciones en la ONU directamente censurando el bloqueo y ha cerrado filas con Venezuela”.