Para analistas políticos nicaragüenses, en la Cumbre de las Américas que iniciará en pocas horas en Panamá, Estados Unidos por primera vez se sentará ante una América Latina nueva, unida, independiente y soberana, muy al contrario de lo que ocurría en las anteriores, en donde algunos mandatarios se dedicaban a elogiar la política norteamericana y a sus gobernantes.

Para el presidente de la Comisión de Asuntos Externos de la Asamblea Nacional, compañero Jacinto Suárez, la Cumbre de las Américas 2015, reviste de mucha importancia para el actual contexto latinoamericano, pues por primera vez se tendrá la participación de Cuba, demanda hecha por todos los mandatarios de América Latina y el Caribe.

“Todos los presidentes (de América Latina) dijeron que no se podía estar pensando en América si no estaba presente Cuba y Cuba va a estar ahí, por tanto la demanda latinoamericana ha fructificado”, señaló Suárez.

Agregó que en esta cumbre los gobernantes latinoamericanos, seguramente en sus intervenciones demandarán al presidente Barack Obama que derogue el decreto en el que declara que Venezuela y su pueblo constituyen una amenaza para los Estados Unidos.

“Estados Unidos estará sentado frente a una América Latina nueva, independiente y soberana, antes los Estados Unidos se sentaba y todos los presidentes lo que tenían (hacían) era un concurso de loas, quien decía las mejores cosas a favor del presidente de los Estados Unidos, ahora (eso) se acabo, ahora hay una posición diferente de los gobiernos latinoamericanos, es muy importante este encuentro de las Américas, sumamente trascendente en la historia de nuestra América”, puntualizó Suárez.

Pueblos tienen derecho a construir su propio destino

El Secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores Gustavo Porras, informó que en Panamá estará presente una delegación de los movimientos sociales nicaragüenses, los que tendrán participación en la llamada Cumbre de los Pueblos, un encuentro previo a la reunión de los presidentes de las Américas.

“Estarán activos dentro de la gran campaña de pedirle al imperio que retire ese decreto ofensivo para Venezuela, pero también el reconocimiento justo y digno a Cuba, al derecho que tienen todos los países latinoamericanos a definir su propio destino, a construir la Revolución Latinoamericana como la estamos haciendo”, declaró Porras.

Comentó que la presencia de Cuba en esta cumbre, da la razón histórica al pueblo de José Martí, de que siempre debió estar presente, a como ocurre ahora, gracias a la demanda y exigencia de los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe.
Llamó a siempre estar alerta ante las pretensiones desestabilizadoras del gobierno de EEUU, sobre todo en aquellas naciones que tienen gobierno progresistas y revolucionarios.

“El imperialismo está mostrándose al desnudo, va a seguir haciendo esfuerzos, la posición de los países latinoamericanos solo se fortalecen con la unidad de los países latinoamericanos y con los ejemplos como los de Cuba, como los de Venezuela, como los de Nicaragua, es decir como los de los países del ALBA”, reflexionó.

El Subprocurador de Derechos Humanos Adolfo Jarquín Ortel, afirmó que lo trascendental de este encuentro es la presencia de Cuba, lo que “hace que esta cumbre sea histórica, porque todos los países latinoamericanos pidieron en la cumbre pasada que estuviera Cuba, hoy será una realidad”.

Agregó que de este encuentro se esperan muchos resultados, pues atrás quedaron aquellos encuentros en donde los presidentes se dedicaban a vanagloriar a los Estados Unidos y a sus mandatarios.

“La Cumbre de las Américas debe pasar a la acción, porque se deben estar discutiendo temas importantes, como la integración de América Latina, que no existan los atropellos contra los gobiernos libremente constituidos, como el caso de los Estados Unidos contra Venezuela, que inclusive ha sido repudiado por todo el mundo”, señaló Jarquín, quien considera que los gobiernos norteamericanos han sido los principales violadores de los derechos humanos de los pueblos del planeta.

“Los Estados Unidos siempre se han dedicado a aplicar la política del garrote y la zanahoria y para ellos no existe derechos humanos, lo que existe es una política exterior basada en el maltrato de todas las naciones, el maltrato a la independencia”, puntualizó Jarquín.