El primer ministro italiano, Matteo Renzi, expresó hoy su pesar a los familiares de las víctimas de un tiroteo en el Palacio de Justicia de Milán (norte) y criticó posibles fallas en el sistema de seguridad del local.

Esta mañana, un individuo, identificado como Claudio Giardiello, quien enfrentaba cargos por su implicación en un caso de bancarrota fraudulenta, asesinó a su abogado, Lorenzo Alberto Claris, y al juez Fernando Ciampi, indicaron medios de difusión locales.

Reportes iniciales indicaban el fallecimiento de cuatro personas, pero el fiscal de Milán, Edmondo Bruti Liberati, precisó en conferencia de prensa que fueron tres.

El tercer muerto es otro imputado en el caso y durante el tiroteo resultaron heridos otros ciudadanos, uno de las cuales presenta graves afectaciones.

El ministro del Interior, Angelino Alfano, informó la detención del presunto culpable, de 57 años de edad, en la localidad de Vimercate, a unos 30 kilómetros de Milán, tras intentar escapar en una motocicleta.

Según el diario capitalino La Repubblica continúan las investigaciones sobre cómo el sospechoso ingresó armado al Palacio de Justicia sin ser interceptado.

De acuerdo con el rotativo, testigos afirmaron que los detectores de metales no funcionaban esta mañana.

Es impensable que un arma haya sido introducida en una corte (...). Lo sucedido en Milán es incomprensible y muy serio, afirmó Renzi, quien anunció que se proseguirá con las indagaciones al respecto.

El Primer Ministro aseguró, además, que el Gobierno se compromete a impedir la repetición de sucesos similares.