La Representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), doctora Socorro Gross, destacó que el premio que este próximo 25 de abril estará recibiendo Nicaragua es un reconocimiento que va más allá del programa de inmunizaciones que desarrolla el país.

“Creo que es un reconocimiento no solo a la inmunización sino al modelo de atención, a un modelo de atención que es familiar, comunitario”, expresó Gross.

Para la Representante de la OPS la participación comunitaria ha sido primordial para que Nicaragua se haga merecedora de este premio.

Recordó que Nicaragua siempre ha celebrado la Semana de Vacunación en las Américas “como una fiesta nacional”, donde se pone a disposición de niños y adultos una serie de dosis de inmunizaciones contra decenas de enfermedades.

Al respecto, destacó que Nicaragua actualmente está dando una cobertura especial para garantizar que la ciudadanía esté libre del sarampión, luego de los brotes detectados en otros países del continente.

“Nicaragua ha sido libre de sarampión por muchísimo tiempo, (también) de rubeola y de síndrome de rubeola congénita, y este realmente ha sido un esfuerzo muy grande para lograrlo, y mantenerlo siempre requiere que esto se continúe”, explicó.