No se debe de consumir alcohol cuando se maneja una moto, y peor cuando no se usa el casco de seguridad, fue la gran lección aprendida por Carlos José Hernández, poblador de la comunidad ‘El Jicaral’ (San Francisco Libre), cuando fue víctima de un mortal accidente en el tramo carretero ‘Las Mojarras’.

-Fue como volver de la muerte, un verdadero milagro-, testimonió este hombre de 42 años, mediana estatura y una gran esperanza de vivir, mientras –entre estertores y quejidos de dolor- reposa en la Sala de Observación del Hospital Escuela Antonio Lenin Fonseca, siendo atendido por los enfermeros.

Su esposa Rosa María Niño, explicó que éste venía conduciendo en estado de ebriedad, cuando quiso aventajar una camioneta, y no logró incorporarse al carril a tiempo, siendo inmediatamente embestido, y arrastrado por el pavimento, causándole varias fracturas en el cráneo, tórax y partes superiores.

“Insto a todos los jóvenes que conducen moto, a que acaten todas las medidas de precaución. Que usen casco. Si él hubiera seguido las medidas de prevención, no estuviera aquí en este hospital. Pero ya ves, la verdad es lamentable, y todos estamos sufriendo esto”, compartió Rosa.

En la misma sala de observación, se encuentra Wilson Soza, un joven de apenas 27 años. El viernes santo, venía de un Culto de Adoración, cuando un camión de carga lo avantajó, mientras él conducía una motocicleta. Ahora espera nerviosamente en el hospital, para ser intervenido la noche de este miércoles. Sus familiares rezan, “para que todo resulte como Dios manda”.

-La camioneta impactó contra mi moto, y me arrastró unos 100 metros sobre el pavimento-, recordó esforzadamente el joven, al mismo tiempo que hizo un llamado a los conductores, “a respetar las leyes de tránsito, y conducir correctamente en la vía, siempre a la defensiva”.

Su esposa, Margarita Sandoval, pobladora de Chinandega, lo cuida atentamente, con amor y esmero. Y se dice repetidas veces que nunca pensó que viniendo de la iglesia, le podía pasar algo así. Sin embargo, reflexiona que lo más importante es que Dios le ha dado una oportunidad.

“Nosotros como familias, no queremos que ocurran estas cosas. Pero Dios sabrá lo que hace. El venía casualmente de una campaña evangelística; nunca esperamos que viniendo de allí, ocurriera esto. Esto es muy duro. Le pedimos a Dios que nos de fuerza para salir adelante”, manifestó.

El doctor Alkalá Pérez, especialista en neurocirugía, informó que 6 de cada 7 pacientes que entran a la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Antonio Lenin Fonseca, sufren paraplejia. “No mueven nada, no sienten nada producto de las lesiones”.

“En la columna vertebral está la médula espinal, que es la que controla los movimientos y la sensibilidad. Cuando un paciente sufre un golpe en la columna, provoca una fractura, y esa fractura inflama la médula espinal, entonces se atrofia su funcionamiento”, explicó.

Sostuvo que con la fisioterapia, y con el paso del tiempo, los pacientes pueden recuperarse, “pueden llegar a caminar y usar medios auxiliares”, tomando en cuenta que los mismos son operados y atendidos por los especialistas lo más rápido posible, gracias al modelo salud gratuita que desarrolla el Gobierno Sandinista.