Con la inauguración del edificio del Tribunal de la Familia de Managua, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) celebró este miércoles la entrada en vigencia del Nuevo Código de la Familia.

Para el máximo órgano de justicia nicaragüense esta es una fecha histórica, ya que por primera vez el país cuenta con un cuerpo de ley unificado que regula la legislación de familia.

La Presidenta de la CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, recordó que con la aprobación de la Constitución Política en 1987, se instaló un modelo de familia donde hombres y mujeres comparten responsabilidades en base a relaciones respetuosas, solidarias e igualdad de derechos.

“La Carta Magna establece que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad”, expresó Ramos.

Señaló que a pesar de ese avance, el país tuvo que convivir durante casi 30 años con un conjunto de normas y vacíos legales que no protegían de la mejor manera los derechos de las familias, y citó como ejemplo de ello al Código Civil, que desde 1904 reguló las relaciones de familia "con una visión patriarcal”.

La magistrada subrayó que ahora en Nicaragua se reconocen entre otras cosas la unión de hecho estable, el respeto al patrimonio familiar y la protección de los adultos mayores, como derechos fundamentales legalmente establecidos .

Un mejor abordaje de los casos

La Ministra de la Familia, Marcia Ramírez, quien participó en este acto de celebración, recordó que el espíritu de esta ley es la protección, el desarrollo y el fortalecimiento de la familia “promoviendo vínculos de amor, solidaridad (y) apoyo mutuo”.

Ramírez enfatizó que estos temas son muy delicados y complejos, de tal manera que estos nuevos instrumentos permitirán precisamente una atención de mayor calidad en todos los casos que se presentan.

Moderna infraestructura

El Tribunal de Familia de Managua inaugurado este miércoles, es un edificio debidamente equipado para brindar a la niñez, a la adolescencia, a las mujeres, a los adultos mayores y a los hombres una atención especializada.

Esta moderna infraestructura tuvo una inversión de 2.9 millones de dólares provenientes de la cooperación del Gobierno de España.

Rafael Garranzo, embajador de España en Nicaragua, subrayó que para la Cooperación Española el Poder Judicial ha sido un socio muy importante, con el cual se ha trabajado en temáticas de acceso a la justicia y de mejoramiento de la calidad de la misma.

Subrayó que su país continuará trabajando precisamente en estos temas desde el nuevo Marco de Asociación firmado a principios de este año.

“Estamos convencidos que el desarrollo no se reduce nunca a unas cifras macroeconómicas, el desarrollo también es instituciones y normas que hagan realidad (...) esa voluntad mayoritaria de una sociedad en el ámbito correspondiente”, indicó.

Cabe señalar que una vez inaugurado el edificio, fue introducida la primera causa que será tramitada en base a los procedimientos y normativas establecidas en el nuevo Código.