La delegación cubana que asiste a la agenda paralela de la Cumbre de las Américas en Panamá denunció este miércoles la presencia de mercenarios pagados por Estados Unidos como el asesino del Che, Félix Rodríguez Mendigutía, alias “El gato”, al servicio de la CIA.

El presidente de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE), Ricardo Guardia Lugo, miembro de la delegación cubana que asiste a Panamá, informó que ya fue distribuida una foto reveladora del terrorista Luis Posada Carriles, inscrito en el foro y quien participó en la invasión de Bahía de Cochinos.

“Venimos a ratificar una vez más a los compañeros que son responsables de la presencia de una falsa sociedad civil”, dijo Lugo.

Asimismo, se mostraron indignados por la participación del terrorista Luis Posada Carriles, quien intentó asesinar al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, durante la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en el año 2000.

Guardia Lugo hizo un llamado a las autoridades panameñas y a los organizadores del foro sobre “un escenario enrarecido” presentado en Panamá “este país está siendo un nido de terroristas” señaló.

Indicó que los miembros de la delegación se sienten “consternados con este montaje y farsa llevada a cabo en Panamá” apuntando que tienen pruebas de que los mercenarios son pagados “trabajan mediante un contrato y para colmo son considerados acá parte de una sociedad civil, cuando esto es falso”.

La delegación cubana pide la expulsión de este terrorista de Panamá, lo cual harán luego mediante una declaración oficial “estamos hablando de un asesino, él mismo se jacta, tenemos pruebas, desde 1971 han asesinado cubanos, es vinculado con actividades realizadas en contra de Cuba y secundadas por EE.UU.”.

Este miércoles se realizan dos de los foros que ocupan el debate técnico previo a la Cumbre de las Américas: el de la Sociedad Civil y Actores Sociales (8, 9 y 10 de abril), y el de la Juventud (8 y 9 de abril).

En ambos espacios estarán reunidos mayoritariamente representantes de la ultraderecha, opuestos a las políticas de los países progresistas de América Latina y el Caribe.

Al menos 20 contrarrevolucionarios cubanos cuentan con credencial para participar en el Foro de la Sociedad Civil y no se descarta la participación de organizaciones no gubernamentales que rechazan las políticas de Cuba, con financimiento internacional.