Dos comunidades rurales del municipio de San Sebastián de Yalí en el departamento de Jinotega, celebraron la instalación de redes de agua potable y saneamiento que podrán fin a décadas de escasez del vital líquido.

La alcaldía de ese municipio a través del Fondo de Inversión Social y Económica (Nuevo Fise) culminó las obras de instalación de un sistema de agua potable por gravedad que beneficia a 218 familias de las comunidades Río Arriba y El Coyolar.

El proyecto elevará el nivel de vida a más de mil habitantes en ambas comunidades.

Con una inversión de 8 millones 317 mil córdobas, se logró la instalación de 218 conexiones domiciliares de agua potable, 202 letrinas, 147 lavamanos, 22 mil 320 metros lineales de red y 946 metros lineales de conducción.

Mirna Montoya, asesora técnica del Fise, explicó que gracias al proyecto las familias recibirán agua potable las 24 horas del día, los 365 días del año.

Montoya valoró que la comunidad se involucró en un 100% durante la ejecución del proyecto y destacó que dos escuelas y las iglesias de la zona también fueron beneficiadas.

A cuidar las fuentes de agua

Madres y padres de familia abordados sobre la inauguración del proyecto explicaron que pasaron décadas con problemas de acceso al vital líquido.

"Aquí era difícil conseguir el agua, sólo había agua en algunos pozos y era de mala calidad", recuerda Erlin López.

Explicó que debido a la falta de agua e higiene muchos niños enfermaban de diarreas y problemas de la piel.

"Ahora ya tenemos nuestra propia agua segura y tenemos las letrinas y lavamanos que nos permitirán más aseo, ya nadie se va a enfermar", comentó.

Rosalío Centeno, también recuerda las dificultades que por años tuvieron en la comunidad para conseguir agua potable.

"Nosotros estamos claros de lo importante que es el agua para la vida y para la salud. Por esa razón debemos cuidarla, no desperdiciarla y proteger nuestras fuentes de agua porque son un tesoro", valoró.

Rosa Rugama, ama de casa y dueña de una pulpería, comentó que antes ella tenía que pagar mucho dinero para conseguir agua potable.

"Ahora este proyecto nos beneficia a muchas familias porque ya no tendremos ese gasto enorme, ahora es más fácil atender a nuestros niños para manejarlos aseados y que no se enfermen", expresó.

"Nuestro trabajo es cuidar el agua y debería usar para que no se nos acabe", indicó.