“He aceptado el veredicto injusto de aquel parlamento, por la paz y la no violencia”, manifestó Lugo a la muchedumbre congregada en la TV Pública. Indicó que tenían información de que un grupo preparaba algo similar a lo que sucedió en el conocido como “marzo paraguayo” en el año 1999, donde fallecieron siete jóvenes cerca del Congreso.

“Pacíficamente el 21 de abril (2013) el proceso democrático continuará con más fuerza”, indicó Lugo. “Los compañeros del Brasil, Argentina, y Uruguay están retirando sus embajadores”, precisó.

“La dictadura no es solamente militar sino también parlamentaria, la del capital, del narcotráfico, la violencia y eso ya no queremos”, agregó.

"La patria nos llama a una protesta pacífica y yo como ciudadano paraguayo me sumo aquí en la calle, en la plaza, en el campo, la ciudad, no porque se trate de Lugo; han destituido a la democracia, a la participación, no han respetado la voluntad popular y eso es antidemocrático”, refirió.

Lugo luego ingresó al interior de la TV Pública, cuya sede se encuentra sobre Alberdi entre General Diaz y Haedo, de Asunción.

Fernando Lugo fue destituido el viernes del cargo de presidente de Paraguay. Asumió el cargo de presidente el liberal Federico Franco.

En medio de masivas manifestaciones en contra de lo que han calificado como “golpe de Estado”, los policías del gobierno de Franco, que se instaló en menos de 48 horas, tomaron este sábado la sede de la Televisora Pública paraguaya, ordenando la destitución de su director, Marcelo Martinessi, quien declaró que seguirán defendiendo las voces del pueblo.

Martinessi denunció la irrupción violenta en la sede del canal estatal del Director de Comunicaciones del nuevo gobierno, quien estaba acompañado de agentes policíacos.

El Director de Comunicaciones del nuevo gobierno se identificó como Cristian Vázquez y ordenó que no se transmitieran imágenes de los incidentes ocurridos entre los manifestantes que apoyan a Lugo, por considerar que atentan contra la ciudadanía.