El acto fue realizado en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución, en el mausoleo de Carlos, donde descansan sus restos junto al comandante Tomás Borge y el Coronel Santos López.

Durante la actividad el comandante Daniel y la compañera Rosario recibieron una medalla de parte de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba en reconocimiento al trabajo que realizan en Nicaragua y al apoyo brindado a la juventud.

Dicha medalla lleva impresa una frase del Comandante Ernesto "Che" Guevara, donde plasma que la juventud es la arcilla fundamental de la revolución.

Daniel recordó los fuertes e históricos lazos de solidaridad de Cuba con Nicaragua, los cuales se expresan desde la época del revolucionario cubano Julio Antonio Mella, quien en su momento se solidarizó con la lucha del General Augusto C. Sandino y del pueblo de Nicaragua.

“Él estuvo al frente de organismos de solidaridad internacional que se integraron en todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos de Norteamérica, en Europa, en Asía, por todos lados, y no podía faltar Cuba con Mella dando la batalla por Nicaragua”, reconoció.

En este sentido recordó que el comandante Carlos Fonseca Amador se nutrió de la experiencia y solidaridad de la revolución cubana.

“Carlos recibió la acogida del pueblo de Cuba, de su revolución, de Fidel, y allí penetró aún más en la historia de Cuba que es la historia de nuestra América”, aseguró.

A 76 años del nacimiento de Carlos Fonseca, Daniel manifestó que su ejemplo y su pensamiento están inmersos en la juventud y en el pueblo nicaragüense, “en este batallar cotidiano donde los fusiles y las balas hoy las hemos sustituido por las ideas”.

Daniel dijo que esta batalla de las ideas se está librando en todo el mundo, tal y como sucedió en la Cumbre de Río recién pasada, donde los pueblos estuvieron dando la batalla “por la defensa del planeta” y “por la defensa de la especie humana”.

Señaló que este sistema injusto viene siendo impuesto a los pueblos desde el expansionismo colonizador europeo, el cual históricamente no solo ha destruido la naturaleza y el medio ambiente sino también extinguido y esclavizado a millones de personas a través de los siglos en América y África, principalmente.

“Lo vienen repitiendo, lo continúan haciendo ahora utilizando nuevas y modernas formas de dominación. Utilizan la ciencia, el conocimiento, la tecnología más avanzada para dominar y explotar mejor a los pueblos, esclavizar mejor a los pueblos, esa es la batalla que se ha librado y seguimos librando en nuestro planeta, y la que recién se ha librado en Río”, indicó.

Daniel señaló que esta crisis del capitalismo es la más aguda de su historia, incluso más grande que la de 1930.

“Es mucho más aguda, mucho más profunda, que los debería obligar a pensar mejor en darle continuidad a ese modelo de dominación y buscar cómo establecer otras formas de desarrollo que los salven a ellos y que salven al planeta”, aseguró, señalando que la crisis si bien es cierto afecta en primer lugar a los pueblos en vías de desarrollo también afecta a los pueblos de los países desarrollados.

“Esas son las batallas que hoy estamos librando: las batallas de las ideas. Ellos siguen con la fuerza. Frente a la fuerza nosotros oponemos las ideas, porque ellos no han renunciado al uso de la fuerza, no han renunciado a su política de terror, de terrorismo en el planeta”, explicó el comandante Daniel.

El mandatario nicaragüense  señaló que esa batalla de ideas se expresa con la movilización global en defensa del planeta, aun y cuando el imperio continúa su política agresiva.

Recordó que una prueba de esta política y del fracaso del modelo son los 50 años de bloqueo a Cuba, el cual ha sido condenado por las Naciones Unidas, donde los Estados Unidos han quedado totalmente aislados junto a unos pocos países, quienes se empeñan en mantenerlo.

“Se vota año con año por el fin del bloqueo, un voto casi unánime y no se acata lo que mandan las naciones del mundo”, indicó Daniel quien también recordó durante su discurso a los cinco héroes cubanos que continúan presos en las cárceles del imperio.