Las altas temperaturas registradas este Sábado Santo fueron el principal motivo para que miles de veraneantes se dieran cita en las efrescantes aguas del balneario de Pochomil, donde disfrutaron en familia de la música, deliciosas comidas y un refrescante chapuzón.

La disposición del gobierno de mantener la gratuidad en la entrada de los turistas nacionales y extranjeros a los centros turísticos permitió que todo aquel que gusta de los paseos en familia pudiese llegar sin ningún contratiempo a uno de los destinos más concurridos en la costa de nuestro pacifico.

“Hemos venido a refrescarnos a Pochomil porque consideramos que es uno de los más bonitos, además está cerca de la capital, acá el ambiente está agradable y hay mucha seguridad por parte de la Policía Nacional y la Cruz Roja” expresó Maribel Mendoza.

“Somos muchos los que con ansias esperamos la Semana Santa para venir a Pochomil y pasar un rato alegre con la familia antes de retornar a nuestras labores, el lugar siempre atrae a la población porque la costa es amplia, no pagamos para entrar y sobre todo hay bastante seguridad lo cual permite que nos sintamos bien, sin temor alguno” dijo Lucía Carrión.

“Este año venimos al igual que en años anteriores, traje a uno de mis hermanos a conocer nuestras playas pues él vive en el norte del país y consideré que Pochomil es uno de los destinos más bonitos con los que contamos, yo felicito a las autoridades porque hay mucho resguardo tanto dentro del balneario como en las carreteras” destacó Gonzalo Flores.

En toda la costa del balneario es notoria la presencia de los agentes del orden así como los cruzrojistas quienes realizan labores preventivas evitando que las personas ingresen al agua en estado de ebriedad, violenten los límites de playa, realicen alteraciones o comentan infracciones de tránsito.

Comerciantes reportan buenas ventas

El flujo de veraneantes es motivo de satisfacción para los pequeños comerciantes que de forma ambulante ofertan una amplia variedad de alimentos, accesorios, servicios como el alquiler de caballos o fotografías instantáneas para inmortalizar el momento vivido en la playa.

Muchos de nuestros entrevistados expresaron que las ventas durante el sábado santo han sido una de las mejores durante toda la semana de vacaciones y esperan que el domingo de resurrección sea mejor.

“Hoy la venta a mejorado bastante, la gente está comprando aunque sea un poquito pero ya eso representa ganancias para nosotros, hemos estado vendiendo a precios módicos accesibles a los bolsillos de las familias y si la gente sigue viniendo creemos que mañana con la ayuda de Dios las ventas van a estar mejor” dijo Danny Umaña, vendedor de raspados.

“Gracias a Dios no he dejado de vender mis sombreritos los que andan por el precio de los 80 córdobas, los más pequeños cuestas cincuenta córdobas, la gente está comprando bastante para capear un poco el sol y por supuesto nosotros estamos obteniendo ganancias y recuperando la inversión” concluyó Yaneth Hernández.